El papa admite "errores en la evangelización" por "imponer un solo modelo cultural"

·2 min de lectura
El papa Francisco, en una imagen del 10 de octubre.  (Photo: Vatican Pool Galazka/Mondadori Portfolio via Getty Images)
El papa Francisco, en una imagen del 10 de octubre. (Photo: Vatican Pool Galazka/Mondadori Portfolio via Getty Images)

El papa Francisco ha admitido este miércoles que se cometieron “errores en la historia de la evangelización queriendo imponer un solo modelo cultural”, y que esto llevó incluso a “guerras”.

Las palabras del papa, pronunciadas durante su catequesis de la audiencia general en el Vaticano, llegan en medio de una ‘guerra’ histórico-cultural de la derecha española, que en los últimos días ha pretendido mostrar la colonización y la evangelización como un proceso pacífico que llevó la “libertad” al continente americano, hasta el punto de que la madrileña Isabel Díaz Ayuso rachazó hace unos días que el papa Francisco hablara “pecados” y de “pedir perdón” (como ya hicieron sus antecesores, por otro lado).

La imposición cultural, “lo contrario de la libertad cristiana”

Ahora Francisco se reafirma en su postura, y contradice en parte los postulados de la derecha de Pablo Casado. “En la llamada a la libertad descubrimos el verdadero sentido de la inculturación del Evangelio: ser capaces de anunciar la buena noticia de Cristo Salvador respetando lo que de bueno y verdadero existe en las culturas”, ha señalado Francisco durante la audiencia.

No obstante, el pontífice ha reconocido que “son muchas las tentaciones de querer imponer el propio modelo de vida como si fuera el más evolucionado y el más atractivo”. “¡Cuántos errores se han cometido en la historia de la evangelización queriendo imponer un solo modelo cultural!”, ha exclamado.

No se ha renunciado ni siquiera a la violencia para que prevalezca el propio punto de vista

“A veces, no se ha renunciado ni siquiera a la violencia para que prevalezca el propio punto de vista, incluso guerras. De esta manera, se ha privado a la Iglesia de la riqueza de muchas expresiones locales que llevan consigo la tradición cultural de enteras poblaciones”, ha admitido el papa, que sostiene que esto es “lo contrario de la libertad cristiana”.

“Toca adaptarse a los lenguajes contemporáneos”

Por otra parte, Francisco ha subrayado que, en estos momentos, a los cristianos les “toca adaptar la manera de comunicar el mensaje a los lenguajes contemporáneos” para anunciar el Evangelio.

“Si pretendiéramos hablar de la fe como se hacía en los siglos pasados, correríamos el riesgo de no ser comprendidos por las nuevas generaciones. La libertad de la fe cristiana no indica una visión estática de la vida y de la cultura, sino que es dinámica, una visión dinámica de la tradición”, apunta.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente