Paolo Berizzi: “No hay que subestimar el fenómeno del fascismo”

El decano de la facultad de Periodismo de USC, Xosé Ramón Pousa; el periodista del diario italiano "La Repubblica" y escritor, Paolo Berizzi; el decano del Colegio de Periodistas de Galicia, Francisco González y el miembro del Colegio de Periodistas de Galicia, Darío Janeiro, han iniciado estE jueves en Santiago la jornada 'Desinformación y amenazas a la libertad de expresión: Retos del periodismo ante la irrupción de los extremismos'. EFE/Xoán Rey

Santiago de Compostela, 28 nov (EFE).- El periodista italiano Paolo Berizzi, obligado a llevar escolta ante las amenazas de muerte por parte de la extrema derecha en su país, ha llamado este jueves a “no subestimar el fenómeno del fascismo”, presente, dijo, en la Lega de Salvini “o en sus amigos, como Vox en España o Alternativa por Alemania”.

“No podemos banalizar estos documentos, minimizar su importancia, decir que sólo son cuatro tíos o que son algo folclórico. A estas fuerzas que utilizan la política de la diferencia, el odio y el miedo hay que contestarle con rigor e inteligencia”, ha apuntado Berizzi, durante su participación en las jornadas “Desinformación y amenazas a la libertad de expresión: Retos del periodismo ante la irrupción de los extremismos”, organizadas por el Colexio Profesional de Xornalistas de Galicia.

En este sentido, el periodista del diario La Reppublica ha advertido de una “normalización” del fascismo e incluso de “una cierta equiparación entre los partisanos que combatieron al régimen fascista y acabaron con él y los nostálgicos de aquella dictadura”, lo que traslada “un mensaje muy peligroso”, consideró.

“En España e Italia, dos países que han vivido el fascismo, ven cómo no sólo no ha muerto para siempre sino que se ha puesto de moda, ocupando el espacio público”, ha añadido, para lamentar que “ciertos fantasmas del pasado vuelven a aparecer en el presente”.

Para ejemplificar este “regreso”, el periodista ha puesto como ejemplo la evolución en el comportamiento de las hinchadas de determinados equipos de fútbol, con un incremento de los cánticos racista y episodios “como ver a 5.000 ultras en el estadio de San Siro, en pleno corazón de Milán vestidos de negro y haciendo el saludo romano”.

El autor de “NazItalia: viaje a un país que se ha redescubierto fascista” ha apuntado que, si bien antes “había vergüenza a la hora de definirse como fascista”, a día de hoy “se ha normalizado a estos grupos”.

Berizzi también ha hecho referencia a su situación personal, apuntado que es “uno de los 24 periodistas que tienen escolta en Italia”, si bien, mientras que los demás están siendo protegidos de la mafia o la camorra, él es “el único que tiene una escolta por amenazas de muerte de grupos de extrema derecha”.

“El Estado te pone una escolta cuando, siendo consciente de que no puede eliminar la amenaza, te intenta proteger de ella, como pasa con la mafia”, ha explicado el periodista, quien se siente amenazado "por grupos que no deberían existir, porque están fuera de la Constitución italiana, de marcado carácter antifascista”.

En este sentido, ha señalado que, mientras que acabar con la mafia “llevará un largo tiempo”, acabar con grupos “neofascistas y neonazis” se podría hacer “en cuestión de dos horas”, aunque “falta voluntad política y judicial para hacerlo”.

“El problema es que en Italia las leyes no se aplica. En una manifestación visiblemente fascista un juez podría investigar por apología del fascismo, sin embargo ahora vemos a miles de personas haciendo el saludo romano y lo desestiman por ser una conmemoración fúnebre’”, ha lamentado.

Por último, y para evidenciar la situación en Italia, Berizzi ha hablado de la presentación de su libro en Verona el 26 de junio, un acto por el que recibió numerosas amenazas de muerte.

“La presentación se celebró en un barrio totalmente blindado, con 150 policías, un despliegue similar al de un partido de fútbol, con 120 fascistas haciendo el saludo supremacista de Anders Breivik (terrorista noruego de extrema derecha? autor de los ataques de Noruega en 2011) mientras en el acto había 500 personas. La Verona democrática y antifascista”, dijo.

“No estaban censurando un libro, estaban censurando la libertad, y ésta es la situación en que viven los que hacen informaciones sobre ellos”, ha señalado Berizzi, que ha equiparado esta censura a “la quema de libros durante el nazismo”.