La pandemia le sienta bien al vino argentino, pero las bodegas están lejos de celebrar

Turistas degustan algunos vinos en la bodega Pulenta Estate en Agrelo, departamento de Luján de Cuyo, provincia de Mendoza, Argentina