La vivienda subirá en España un 1,4 % en 2021 y un 4,3 % en 2022, según S&P

Agencia EFE
·2 min de lectura

Madrid, 23 feb (EFE).- La agencia de calificación crediticia Standard & Poor's (S&P) prevé que el precio de la vivienda en España crezca durante este año un 1,4 % y que rebote en 2022 con un incremento del 4,3 %, que se moderará al 3,6 % en 2023.

En general, la agencia de rating prevé un año 2021 de subidas moderadas en los precios de la vivienda en Europa y solo prevé caídas en Reino Unido (2,3 %) e Italia (0,5 %).

S&P espera una revitalización de la demanda de vivienda y un crecimiento de los precios más allá de 2021, una vez que se levanten las restricciones impuestas por la pandemia a finales de este año y se canalice hacia el mercado inmobiliario una parte de los ahorros atesorados por las familias durante 2020.

En este sentido, prevé que los precios de la vivienda en Europa crezcan más lentamente en 2021 después de un fuerte 2020, a medida que se absorbe la demanda embalsada tras las restricciones de 2020 para hacer frente a la crisis sanitaria, empeora la capacidad de compra y la actividad económica sigue siendo moderada.

De hecho, ve problemas en el acceso a la vivienda ya que es poco probable que las economías alcancen niveles anteriores a la pandemia hasta mediados de 2022, lo que no conducirá a una recuperación completa del empleo antes 2023 y provocará un aumento lento en la renta de los hogares.

Además, en mercados como España, donde la vivienda vacacional tiene un peso importante, S&P indica que es probable que la demanda sea débil en 2021 debido a las limitaciones en los viajes internacionales.

Por otro lado, explica que los precios en 2020 fueron más dinámicos que en 2019 debido a la fuerte demanda y a pesar de la mayor contracción económica en décadas.

La firma señala además que las medidas adoptadas en Europa fueron probablemente las más efectivas para mantener a flote la demanda de vivienda y por esa razón los precios crecieron con fuerza en 2020.

Además, sostiene que los ahorros subieron a niveles sin precedentes el año pasado, que algunos países implementaron medidas dirigidas al mercado de la vivienda, la política monetaria fue más flexible y muchos inversores acudieron al sector residencial al ofrecer mejores rendimientos.

También constata que al pasar la mayor parte del tiempo en casa los ciudadanos valoraron más la propiedad de una casa y las relaciones precio-alquiler y precio-ingresos aumentaron aún más en 2020 hasta aproximarse a sus máximos históricos.

Con todo ello, las intenciones de compra de vivienda están en su nivel más alto desde 2003 en la eurozona, apunta S&P.

(c) Agencia EFE