"La pandemia agravó la trampa del desarrollo, se requiere un nuevo contrato social"

América Latina y el Caribe es la región más afectada del mundo por el coronavirus. Sus efectos se han hecho sentir a todos los niveles: más de 20 millones de personas cayeron en la pobreza y el impacto en la calidad de los sistemas de educación "será sin precedentes". Así lo resume el informe 'Perspectivas Económicas de América Latina 2021' de la OCDE. Sebastián Nieto es jefe de la Unidad para América Latina y el Caribe del Centro de Desarrollo de la OCDE, uno de los organismos coautor del informe.

Tras un retroceso sin precedentes en el crecimiento por causa del coronavirus, la región registra este año una leve recuperación económica, aunque a todas luces insuficiente para ganar el terreno perdido. El informe ‘Perspectivas Económicas de América Latina 2021’ presenta un diagnóstico de la situación del subcontinente equivalente al de un cuerpo social enfermo, con una serie de disfuncionamientos graves, debilitado todavía más por la pandemia.

"Estamos hablando de un retroceso de los niveles del PIB per cápita, donde solamente esperamos hasta 2023 – 2024 llegar a los niveles que teníamos antes de la pandemia. Estamos hablando de más de 20 millones de personas que han caído en la pobreza, es un retroceso a nivel de ingresos, pero también a nivel social. Ha sido un choque asimétrico afectando sobre todo las poblaciones más vulnerables", señala Sebastián Nieto, jefe de la Unidad para América Latina y el Caribe del Centro de Desarrollo de la OCDE.

No es la primera ocasión que la OCDE y las otras agencias u organismos que participan en la elaboración del informe prescriben la necesidad de dar un giro a las políticas aplicadas en el subcontinente. Las recetas son conocidas.

Es necesario acercarnos más a la ciudadanía y hablar del aparato institucional que está detrás de las reformas de un país

¿Qué explica esa suerte de reticencia, de ceguera política de los gobernantes para hacer verdaderos cambios? “En varios países de América Latina se ha visto desde el Ejecutivo unas muy buenas intenciones, pero hay que tener en cuenta la economía política, cómo el Congreso está polarizado muchas veces, y donde también hay una captura del Estado, que afecta precisamente la manera de pasar esas reformas necesarias. Hay todo un capítulo en el informe sobre la economía política de la reforma. Como, por ejemplo, algunos grupos lobistas en algunos casos impiden pasar esas reformas del Ejecutivo", responde el responsable de la OCDE.

"Hay una debilidad institucional", apunta Nieto y agrega que se trata de "una trampa institucional". Este informe apunta que es necesario "crear mayor credibilidad, unos Estados más inclusivos". "Es necesario acercarnos más a la ciudadanía y hablar del aparato institucional que está detrás de las reformas de un país", precisa el economista.

Los efectos nefastos de la escuela a distancia

El informe destaca que América Latina y el Caribe es la región que más días lectivos perdió en promedio mundial por causa del coronavirus. Las cifras son alarmantes: un promedio de 26 semanas contra 19 en el resto del mundo. Esto es un 70 % más que en los países de la OCDE, un 13% más que el resto del mundo. Eso tiene múltiples efectos: psicológicos, reflejo de la poca o nula conectividad, consecuencias entre los más pobres, efectos sobre las mujeres que son quienes mayoritariamente se ocupan del cuidado de los niños.

"Lo que se ve es que se trata nuevamente de las poblaciones más vulnerables, más afectada, porque precisamente no hay una conexión a Internet necesaria en estas familias. Las escuelas donde van esos estudiantes no tienen los mecanismos de aprendizaje en línea y la formación de los profesores para llevar esta educación. Entonces nos cogió totalmente desamparados, particularmente a esas poblaciones. La educación virtual es un reto fundamental. Se tiene que asistir y apoyar a estas familias no solamente en el corto plazo para recobrar los años perdidos que vamos a tener de educación. El impacto que vamos a ver en la calidad de la educación en América Latina va a ser sin precedentes", explica Sebastián Nieto.

El bienestar del ciudadano, fundamento del desarrollo

Una de las ideas que avanzan para cambiar la situación es la de "Desarrollo en Transición", término acuñado con motivo del informe publicado en 2019. "Desarrollo en transición quiere decir que tenemos que ir más allá del PIB (Producto Interno Bruto), tenemos que ir más allá de los ingresos y pensar que el bienestar de los ciudadanos necesita un enfoque multidimensional, donde por supuesto están los ingresos, pero también están las políticas educativas, de salud, todo lo relacionado con el medio ambiente. Ese enfoque multidimensional es fundamental. Para esto, dentro del enfoque de 'desarrollo en transición' insistimos también en una cooperación reforzada, más aterrizada de diálogos de pares, de intercambio de conocimiento entre los países", precisa el invitado de Escala en París.

"Lo que hemos visto con la pandemia es que las trampas de desarrollo para ese enfoque multidimensional que tenemos que responder se han ido agudizando. Por el lado de la productividad, las pequeñas y medianas empresas han sido afectadas. Por el social, hemos visto un aumento de la pobreza, pero también de las desigualdades, y por el lado institucional hemos visto también que la confianza en los servicios públicos como la educación, ha caído. También ha caído la confianza en los gobiernos, donde solamente un 40% de los ciudadanos en América Latina confía en esos gobiernos", finaliza.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente