Panamá se abstuvo de votar por la opción de la intervención militar contra Maduro

En la imagen un registro del canciller de Cuba, Bruno Rodriguez, quien escribió en su cuenta de Twitter: "Es una vergüenza y una grave amenaza a la paz y la seguridad de todos, el intento de un pequeño grupo de países de activar el #TIAR". EFE/Florence Lo/Archvio

Panamá, 11 sep (EFE).- EL Gobierno de Panamá dijo que se abstuvo en la votación de este miércoles en la OEA para convocar el Órgano de Consulta del Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR), toda vez que el mismo "contempla la posibilidad del empleo de la fuerza armada en Venezuela".

"Panamá, consecuente con su tradición y su historia, considera que una intervención militar no es el camino más adecuado para solucionar una crisis política interna, razón por la cual se abstuvo de votar", indicó en un pronunciamiento oficial la cancillería panameña.

Doce países del continente americano dieron este miércoles un primer paso en la activación del TIAR en una sesión en el Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA), al considerar que la "crisis" en Venezuela representa "una clara amenaza a la paz y la seguridad" en la región.

Las doce naciones que apoyaron el TIAR (una especie de OTAN americana que abre la puerta a la intervención militar) son: Argentina, Brasil, Chile, Colombia, El Salvador, EE.UU., Guatemala, Haití, Honduras, Paraguay, República Dominicana y Venezuela, esta última representada por los delegados del líder opositor venezolano Juan Guaidó.

Lo que esos doce países decidieron fue convocar una reunión de los ministros de Exteriores de las naciones firmantes del TIAR para que, en la segunda quincena de este mes de septiembre, en los márgenes de la Asamblea General de la ONU en Nueva York, decidan qué medidas tomar con respecto a Venezuela.

El Gobierno de Panamá dijo en su misiva oficial que "participará en la reunión ministerial de este Órgano de Consulta que será convocada, y propugnará por la urgente e impostergable necesidad de encontrar una solución a esta grave crisis y terminar con el sufrimiento de millones de venezolanos".

"Panamá continuará apoyando los esfuerzos regionales y multilaterales para lograr una solución inmediata, democrática y pacífica a la crisis económica, social, política y humanitaria que atraviesa Venezuela y que sufre el pueblo venezolano", sostuvo el Ejecutivo panameño.

Reiteró que "reconoce" al presidente del Parlamento venezolano, el opositor Juan Guaidó "como el Presidente encargado y el legítimo representante del Gobierno de Venezuela, así como el papel de la Asamblea Nacional en la búsqueda del retorno a la democracia".

El TIAR, un instrumento jurídico creado tras la Segunda Guerra Mundial, recoge el principio de defensa mutua y establece que un ataque armado por parte de cualquier Estado contra otro será considerado como un ataque contra todos y, en consecuencia, los firmantes se comprometen a hacer frente a esa amenaza juntos.

En la reunión de las naciones firmantes del TIAR prevista este mes, los cancilleres tendrán que decidir cómo presionar al gobernante Nicolás Maduro y determinar si rompen las relaciones diplomáticas y económicas, o si irán más lejos y decretarán un bloqueo al transporte naval y aéreo.

La opción más agresiva que incluye el tratado es la posibilidad del "empleo de la fuerza armada", algo que por el momento algunos países, como EE.UU, han dicho no está sobre la mesa.

El Gobierno de Maduro calificó este mismo miércoles "de infame la decisión de un pequeño grupo de Gobiernos de la región que, alineados a los intereses del Gobierno supremacista de Estados Unidos, invocaron la activación de un nefasto instrumento de la historia de nuestro continente, como es el caso del TIAR".

Venezuela se retiró de ese tratado en 2013 por iniciativa del fallecido presidente venezolano Hugo Chávez; pero, en julio de este año, el Parlamento dirigido por Guaidó aprobó el regreso del país a ese pacto de defensa, una decisión que no reconoce el Ejecutivo de Maduro.