Un palestino muere, tras matar a un israelí y herir a cuatro en la disputada ciudad de Jerusalén

·3 min de lectura

Las autoridades israelíes identificaron al atacante como un miliciano del grupo Hamás, a quien dispararon fatídicamente luego de que el palestino matara a un ciudadano de Israel e hiriera a otros cuatro, incluyendo dos policías, en Jerusalén. El primer ministro, Naftali Benett, anunció el envío de nuevos equipos policiales para reforzar la seguridad en la ciudad, tras el segundo incidente violento en una semana.

La histórica ciudad de Jerusalén, un punto de disputa entre israelíes y palestinos, vuelve a convertirse en epicentro de violencia.

Este 21 de noviembre, un hombre palestino atacó con un arma de fuego a un grupo de civiles, hecho en el que un ciudadano murió y otros cuatro resultaron heridos. De inmediato el atacante fue abatido a disparos por la Policía israelí.

"Recientemente, tuvo lugar un tiroteo en la Ciudad Vieja de Jerusalén. El terrorista fue neutralizado y actualmente hay heridos que están recibiendo tratamiento médico", informó un portavoz policial.

Poco después, las autoridades israelíes identificaron al atacante como Abu Shekheidem, un hombre de 42 años, residente de Jerusalén Oriental, y miliciano del grupo Hamas, que controla la Franja de Gaza. Un movimiento islamista con un brazo político y otro armado, que Israel, Estados Unidos y la Unión Europea consideran terrorista.

Hamás confirmó que el individuo señalado pertenecía a su agrupación y aplaudió el ataque, al igual que el movimiento Yihad Islámica.

"Esta Ciudad Santa seguirá luchando hasta que expulse al ocupante extranjero y no sucumbirá a la odiosa realidad de la ocupación", declaró el portavoz de Hamás, Hazem Qassem.

Primer ministro israelí ordena el envío de nuevos contingentes policiales a Jerusalén

Este es el segundo incidente violento en Jerusalén en menos de una semana, en el interior de la ciudad amurallada.

El pasado miércoles, dos agentes israelíes resultaron heridos con cuchillo por un palestino de 16 años, originario de un barrio Jerusalén Este, que fue abatido durante el ataque por otros oficiales y un guardia de seguridad.

Tras la nueva agresión, el primer ministro israelí, Naftali Benett, ordenó el envío de nuevos contingentes policiales.

"He ordenado a las fuerzas de seguridad que se preparen en consecuencia y estén en alerta, también sobre la preocupación por los ataques de imitación", declaró el premier.

Bennett también celebró la reciente intención del gobierno de Reino Unido de clasificar a Hamás, en su totalidad, como una organización terrorista. Una moción anunciada el viernes por la secretaria de exteriores británica Priti Patel y que será presentada al Parlamento la próxima semana. Así, expresar apoyo a Hamás, portar sus banderas o atender reuniones de la organización en territorio británico podría ser un crimen susceptible de cárcel.

El ataque de este domingo tuvo lugar cerca de una entrada a un santuario controvertido, conocido por los judíos como el Monte del Templo y por los musulmanes como el Santuario Noble. La violencia que rodea el sitio, que es considerado sagrado por ambas religiones, ha desencadenado una serie de enfrentamientos anteriores entre Israel y los palestinos.

Además de las amplias y complejas divergencias entre los dos pueblos, Jerusalén es permanentemente punto de confrontación de larga data entre ambas partes que reclaman a la ciudad como su capital.

Con Reuters y EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente