El Palais Galliera de París celebra a Frida Kahlo, ícono de la moda

El museo de la moda parisino celebra a Frida Kahlo a través de una colección de objetos que explican cómo la famosa artista mexicana construyó una imagen colorida y potente, que ha influenciado y sigue inspirando a los diseñadores contemporáneos.

El Palais Galliera, museo de la moda de París, cuenta la vida de Frida Kahlo, desde su infancia cuando contrajo poliomielitis o el grave accidente de tránsito que le fracturó la columna y la obligó a una vida de dolor. Pero también, la fuerza creadora de Frida y la afirmación de su “mexicanidad” a través del estilo de vestir que adoptó.

La primera parte de la muestra presenta una colección de prendas que le pertenecieron: vestidos tehuana, huipiles tradicionales, collares y aretes precolombinos, pinzas para el cabello, así como una serie de corsés ortopédicos y hasta una prótesis que Frida Kahlo utilizaba en su pierna derecha. Uno de los objetos más emotivos es un corsé de yeso que le sostenía la columna y que Frida pintó para hacerlo suyo.

“Es una de las piezas más conmovedoras y a la vez es un acto de rebeldía. Frida necesitaba estos corsés como soporte médico; pero al pintarlos los convirtió en verdaderas obras de arte”, explicó una de las curadoras de la muestra, la mexicana Circe Henestrosa.

“Frida es infinita”

Frida Kahlo entendió que cada accesorio formaba parte de su figura, por lo que todo lo que la rodeaba o utilizaba debía participar en la afirmación de su personalidad creadora. La poliomielitis provocó que su pierna derecha fuera más delgada que la izquierda; esto la motivó a usar los vestidos y faldas largas tradicionales, cargados de flores o motivos geométricos. Ese estilo barroco y exótico, así como sus pinturas, la hicieron única.

La exposición pone de relieve cómo la figura de Frida Kahlo fue una inspiración para los estilistas más reconocidos del siglo XX y XXI. En la segunda parte de la exposición se muestran piezas de casas de alta costura como Givenchy, Dior o Chanel, en las que es evidente el aporte de Kahlo.

“Hay una interpretación del corsé en moda que debemos a Frida. Aunque el corsé ha tenido muchas interpretaciones desde el siglo XVII, ella lo convirtió en prenda y lo hizo parte de su persona. Hay estilistas que se han inspirado en Frida; otros la han tomado como eje fundamental para confeccionar toda una colección. Fue el caso en 1998 de Jean-Paul Gaultier, o más recientemente Ricardo Tisci para Givenchy. Otros se han basado en elementos como el bordado, las flores, el color. Es infinita Frida Kahlo”, expresó la directora del Palais Galliera, Miren Arzalluz.