Las palabras de amor de Carlos III en el debut de Camilla como reina consorte

·3 min de lectura
Camilla, reina consorte, saludando a los ciudadanos que se habían concentrado a las puertas de Buckingham Palace el pasado viernes 9 de septiembre. (Photo: SOPA Images SOPA Images/LightRocket via Gett)
Camilla, reina consorte, saludando a los ciudadanos que se habían concentrado a las puertas de Buckingham Palace el pasado viernes 9 de septiembre. (Photo: SOPA Images SOPA Images/LightRocket via Gett)

Camilla, reina consorte, saludando a los ciudadanos que se habían concentrado a las puertas de Buckingham Palace el pasado viernes 9 de septiembre. (Photo: SOPA Images SOPA Images/LightRocket via Gett)

Fue el último gran regalo de la reina Isabel II al príncipe Carlos: la víspera de la celebración del Jubileo de Platino de la reina por su 70 aniversario en el trono, Isabel II difundió un comunicado en el que expresaba su deseo de que, cuando llegase el momento, Camilla fuese reina consorte.

Ponía fin así Isabel II a las tensas relaciones que precedieron a la integración cordial de Camilla en la vida real y dejaba claro ante la sociedad que la mujer de su hijo mayor era un miembro de todo derecho de la familia.

Hace dos días que ese momento llegó y Camilla Rosemary Shand, duquesa de Cornualles, ya es reina consorte de Inglaterra.

Desde que el pasado jueves, la casa real británica alertase del delicado estado de salud de la reina Isabel II, ella no se ha separado de su marido. Con él viajó al palacio de Balmoral para acompañar a su suegra en las últimas hora y con él, este viernes, viajó a Londres para reunirse con la primera ministra Liz Truss en el palacio de Buckingham.

Antes de entrar, el rey paseó ante la puerta donde cientos de personas esperaban su llegada entre vítores y muestras de tristeza por el fallecimiento de la reina. Camilla, sabedora de lo crucial de ese momento, el primer acercamiento del rey al pueblo, se mantuvo en un segundo plano dejando todo el protagonismo a su marido sin borrar una tímida sonrisa de su cara.

“Mi amada esposa”

Horas más tarde, Carlos III pronunció en su primer discurso oficial como monarca y, además de recordar a su madre constantemente, no olvidó el importante papel que ha desempeñado su mujer en estos últimos años en su vida.

“Este también es un momento de cambio para mi familia. Cuento con la amorosa ayuda de mi querida esposa, Camilla. En reconocimiento a su leal servicio público desde nuestro matrimonio hace 17 años, se convierte en mi reina consorte”.

El príncipe Guillermo, la reina consorte, Camilla, y Carlos III en el momento de la proclamación en el salón del trono del palacio de Saint James. (Photo: JONATHAN BRADY via POOL/AFP via Getty Images)
El príncipe Guillermo, la reina consorte, Camilla, y Carlos III en el momento de la proclamación en el salón del trono del palacio de Saint James. (Photo: JONATHAN BRADY via POOL/AFP via Getty Images)

El príncipe Guillermo, la reina consorte, Camilla, y Carlos III en el momento de la proclamación en el salón del trono del palacio de Saint James. (Photo: JONATHAN BRADY via POOL/AFP via Getty Images)

Esta sábado, día de la proclamación oficial del hijo mayor de Isabel II como rey de Inglaterra, también ha tenido unas delicadas y agradecidas palabras para Camilla, a la que considera su principal apoyo para iniciar su reinado.

“Para este fin, sé que tendré el afecto y la lealtad de los ciudadanos de los que seré soberano. Estaré guiado por el consejo de sus parlamentarios selectos. Ante todo esto me alienta el apoyo constante de mi amada esposa”, ha pronunciado.

De luto y con sus inseparables perlas

La duquesa de Cornualles ha entrado en el Salón del Trono del palacio de Saint James junto al príncipe Guillermo para presenciar el acto con el que se ha hecho oficial la proclamación del nuevo monarca.

Camilla vestida de riguroso luto de pies a cabeza, incluso luciendo medias negras, ha asistido con emoción contenida a la ceremonia y ha firmado el juramento de Carlos III como testigo y miembro del grupo de asesores del nuevo monarca.

En estos días, la reina consorte no se ha desprendido de su collar de perlas —de tres filas y cerrado por un broche de diamantes—. Esta joya no es nueva y la ha lucido en numerosas ocasiones; de hecho, la esposa de Carlos III ha hecho de las perlas una seña de identidad de su estilo.

A Camilla ya sólo le queda esperar a que su nuevo papel se celebre en la ceremonia de coronación. Será después de la de su marido y en ella recibirá  Una vez que la ceremonia de coronación del nuevo rey haya concluido, el arzobispo de Canterbury procederá a coronarla a ella en una ceremonia aparte, en la que recibirá, según la prensa británica, la misma corona que se creó para la coronación de la reina madre como consorte de Jorge VI.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...