Pakistán pide beber menos té a sus ciudadanos para ayudar a recuperar la economía

·2 min de lectura

Esta semana los habitantes de Pakistán se han encontrado con una sugerencia un tanto atípica por parte de su Gobierno como medida para ayudar a la maltrecha economía del país: beber menos té. Con eso, considera el Ejecutivo, se podría reducir la importación de este producto y eso se notaría en las cuentas del país, según informa la CNN.

La sugerencia es beber una o dos tazas menos al día para reducir la necesitad de importar té. (Foto: Getty Images)
La sugerencia es beber una o dos tazas menos al día para reducir la necesitad de importar té. (Foto: Getty Images)

La rupia se deprecia, las reservas de divisas caen, la inflación se dispara y la economía de Pakistán lleva meses lidiando con una situación complicada a la que, por ahora, no encuentran salida. Ante un panorama así, el ministro federal de Planificación y Desarrollo del país, Ahsan Iqbal, ha pedido a sus conciudadanos que consideren reducir su consumo de té diario.

“Hago un llamamiento a la nación para que reduzca el consumo de té en una o dos tazas porque importamos té prestado”, manifestó este martes. La explicación que da es que las importaciones, informa la CNN, añaden presión financiera.

“El té que importamos se importa tomando un préstamo”, ha precisado Iqbal. Y en Pakistán la importación de té es elevada. Según el Observatorio de Complejidad Económica, se trata del mayor importador de té del mundo. Con 220 millones de habitantes, en 2020 la cuenta ascendió a 640 millones de dólares (615,2 millones de euros).

La sugerencia, como señala la BBC, ha sido tomada a broma por algunos paquistaníes en redes sociales, que no creen que por beber menos té se vayan a solucionar los muchos problemas económicos a los que se enfrenta el país. Otra de las ideas expresadas por Iqbal ante los medios paquistaníes ha sido que algunos negocios cierren antes para rebajar el gasto de electricidad.

En CNN recuerdan que la crisis económica del país fue objeto de debate político entre el actual primer ministro, Shehbaz Sharif, y su predecesor, Imran Khan, destituido en abril. Sharif acusó a su rival en varias ocasiones de una mala gestión económica durante su mandato. Para intentar reflotar la economía, una de las medidas tomadas por el nuevo primer ministro fue la de prohibir hace solo unas semanas la importación de artículos considerados no esenciales y de lujo. Con ello pretendían, como explicó el ministro de Información, Marriyum Aurangzeb, “controlar la inflación en espiral, estabilizar las reservas de divisas, fortalecer la economía y reducir la dependencia del país de las importaciones”.

La idea de instar a los ciudadanos a consumir menos té para reducir así su demanda y, por tanto, su importación va encaminada en el mismo sentido. Como dijo Aurangzeb en mayo tras la mencionada prohibición, de esta manera se podría ahorrar “al país divisas preciosas”

EN VÍDEO | Héroes locales: la biblioteca en camello

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente