Pakistán expulsa a embajador indio por crisis en Cachemira

1 / 3
Shah Mehmood Qureshi (D), ministro de Relaciones Exteriores de Pakistán, el 7 de abril de 2019

Pakistán anunció este miércoles la expulsión del embajador indio en Islamabad y la suspensión del comercio bilateral con India, dos días después de que Nueva Delhi revocase la autonomía constitucional del sector de Cachemira que controla y que su vecino reivindica.

"Vamos a llamar a nuestro embajador en Delhi y expulsar al suyo", declaró el ministro de Relaciones Exteriores paquistaní, Shah Mehmood Qureshi, a la televisión ARY news.

En un comunicado, el gobierno de Pakistán anunció además la "suspensión del comercio bilateral" con India, en una degradación de los lazos diplomáticos entre los países archirrivales.

El gobierno paquistaní también presentará el diferendo ante el Consejo de seguridad de la ONU.

El lunes, el gobierno del primer ministro indio Narendra Modi retiró por decreto presidencial la autonomía constitucional al estado de Jammu y Cachemira (norte), tomando el control de esta región mayoritariamente musulmana.

Cachemira está dividida de hecho entre India y Pakistán desde la independencia del imperio colonial británico en 1947. Ambos países han librado dos guerras por esta región montañosa.

Una responsable estadounidense indicó que Washington no fue informado de antemano sobre la movida de Islamabad.

"El gobierno indio no consultó ni informó al gobierno estadounidense antes de revocar el estatuto constitucional especial de Jammu y Cachemira", señaló en un tuit Alice Wells, secretaria de Estado adjunta interina para Asia del Sur.

A comienzos de esta semana, Estados Unidos llamó a la paz y al respeto de los derechos en Cachemira.

- Tercer día de bloqueo -

Este miércoles se cumplió el tercer día del bloqueo impuesto por Nueva Delhi a la Cachemira india, donde al menos un manifestante ha muerto en los últimos días.

"Sabemos que Cachemira lucha y que va a explotar, pero no sabemos cuándo", declaró a la AFP un responsable de seguridad en el valle de Srinagar. "No sé cómo se puede levantar el bloqueo sin que estallen manifestaciones violentas", añadió.

Pese al despliegue de un fuerte dispositivo de seguridad y las restricciones de movimiento y reunión en vigor, en los últimos días se han producido algunas manifestaciones esporádicas en la ciudad de Srinagar.

Un responsable de la policía, bajo condición del anonimato, declaró a AFP que el martes un joven manifestante perseguido por la policía en el casco histórico de esa urbe "saltó al río Jhelum y murió".

Más de 100 personas, entre ellas responsables políticos locales, fueron detenidas en los últimos días, informó la agencia Press Trust of India, citando a funcionarios.

Srinagar está considerada el bastión de la resistencia contra India, que buena parte de la población de Cachemira considera una fuerza de ocupación.

Las manifestaciones han dejado al menos seis heridos, según informaciones fragmentadas obtenidas por la AFP con fuentes médicas.

Las autoridades indias, por su parte, aseguran que la situación en la región es de calma.

Desde hace días en las calles de Srinagar reina un silencio irreal. Tropas indias armadas han instalado retenes con alambradas y sólo los pájaros y los perros callejeros pueden deambular libremente por la ciudad.

Periodistas en el terreno se han visto obligados a permanecer en los barrios donde se encontraban ante la negativa de las autoridades de dejarlos pasar numerosos controles militares.

"Se trata de un bloqueo sin precedentes", aseguró un fotógrafo que cubre la región desde hace más de 30 años y que prefirió no ser identificado.

Mientras, vecinos o jóvenes en moto paseaban sin destino fijo para matar el aburrimiento.

"Durante días [las autoridades] nos han mentido hablando de amenazas terroristas. Al menos todo el mundo había hecho acopio de reservas antes de que nos enjaularan", declaró un viandante a la AFP.

Debido al bloqueo era casi imposible tener una visión de conjunto de la situación en Cachemira, incluso para las propias autoridades.