Estos pájaros llevan cantando la misma canción durante un millón de años

·4 min de lectura
Las poblaciones de pájaros del sol de doble collar de África oriental han estado aisladas unas de otras durante cientos de miles. Sin embargo, aunque casi no se distinguen en el plumaje, algunos de estos linajes de aves han alterado mucho sus cantos, mientras que otros no | UC Berkeley
Las poblaciones de pájaros del sol de doble collar de África oriental han estado aisladas unas de otras durante cientos de miles. Sin embargo, aunque casi no se distinguen en el plumaje, algunos de estos linajes de aves han alterado mucho sus cantos, mientras que otros no | UC Berkeley

Al igual que los seres humanos, otros muchos animales aprenden sus propios lenguajes, gestos y señales imitando a sus padres, a sus hermanos, a sus vecinos… esta transmisión mediante copia suele dar lugar a errores y adaptaciones que terminan provocando cambios, lentos pero inevitables, en las formas de comunicación. Los pájaros suelen ser un ejemplo muy citado en este tipo de adaptaciones en el que tanto sus cantos, como su plumaje, colores o comportamiento pueden evolucionar rápidamente y en direcciones bastante aleatorias.

Sin embargo, junto a esta fácil tendencia hacia el cambio, un estudio publicado recientemente por biólogos de la Universidad de Berkeley muestra que también pueden existir casos de prolongada latencia donde las condiciones ambientales permiten la persistencia de cantos durante mucho tiempo. Es el extraordinario caso de unas aves paseriformes del género Cinnyris, también conocidas como “pájaros del sol de doble collar” que habitan en entornos montañosos a lo largo de África Oriental.

“La idea de que el canto de los pájaros cambia con facilidad probablemente surgió de los estudios de aves en el hemisferio norte, que se han enfrentado a condiciones ambientales cambiantes repetidamente, con glaciares que van y vienen durante las últimas decenas de miles de años”, explica Rauri Bowie, profesor de biología en la Universidad de Berkeley y autor principal del estudio. “Los entornos cambiantes provocan cambios en el plumaje, el canto de las aves o el comportamiento de apareamiento pero las cimas de las montañas en los trópicos, particularmente en el este de África, desde el monte Kenia hasta el monte Kilimanjaro en Tanzania, han visto pocos cambios geológicos durante el mismo período de tiempo y las aves que hemos estudiado, linajes de los pájaros del sol de doble collar del género Cinnyris, apenas han alterado su colorido plumaje ni sus cantos a menudo intrincados”.

Los pájaros del sol africanos se parecen mucho a los colibríes, aunque no están directamente relacionados con ellos. Son pequeños, coloridos, y con picos curvos que les permiten colarse en las flores en busca de su néctar. Este género de aves tiene una amplia distribución en África y existen docenas de especies diferentes, entre las que se encuentran algunas que se han aislado en las cimas de las altas montañas. El punto de partida de la investigación se basó en algo que llamó la atención de los biólogos de Berkeley: poblaciones de especies diferentes, separadas durante mucho tiempo, tenían cantos casi idénticos mientras que especies, de apariencia similar que habían estado separadas por menos tiempo, mostraban canciones muy divergentes. Los autores se preguntaron entonces si sus cantos se habrían mantenido tan inalterados como su plumaje y para averiguarlo se desplazaron con equipos de grabación hasta sus hábitats correspondientes.

Los investigadores visitaron 15 cimas de montañas de África Oriental y grabaron los cantos de 123 aves individuales pertenecientes a cada uno de los seis linajes orientales de pájaros sol de doble collar. Descubrieron que las diferencias en las canciones de los diferentes pájaros no parecían tener conexión con el tiempo que cada población había estado separada de las demás (según lo determinado por las diferencias en sus perfiles de ADN).

El estudio documenta cantos de los pájaros del sol de África Oriental que se han mantenido casi sin cambios durante más de 500.000 años, y quizás hasta 1 millón de años, lo que hace que las canciones sean prácticamente indistinguibles de la de sus familiares que han estado separados durante mucho tiempo. Las conclusiones del estudio sugieren que factores como el canto aprendido o el plumaje no cambian de manera constante sino que evolucionan en pulsos, que alternan con largos periodos, quizás de cientos de miles de años, donde apenas se producen cambios. Por supuesto, los investigadores pretenden continuar con su investigación para intentar aclarar otras tantas cuestiones sin respuesta como determinar qué impulsa a algunas aves a alterar sus cantos, mientras que otras los mantienen durante tanto tiempo.

Vídeo | Nunca habíamos visto tan de cerca trabajar el pájaro carpintero sobre la corteza de los árboles y es impresionante

Más artículos y noticias curiosas sobre animales en Yahoo:

Referencias científicas y más información:

McEntee, Jay P., et al. “Punctuated evolution in the learned songs of African sunbirds”. Proceedings of the Royal Society B: Biological Sciences, 2021 DOI:10.1098/rspb.2021.2062.

University of California, Berkeley “Some birds sing the same song for hundreds of thousands of years

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente