Países Bajos: las razones de la insólita violencia contra el toque de queda

Carmen Rengel
·.
·2 min de lectura

El rechazo al toque de queda impuesto desde el sábado por el Gobierno de los Países Bajos para tratar de contener los contagios de coronavirus ha derivado en disturbios insólitos en el país. Ya van cuatro noches consecutivas de manifestaciones y detenciones, decenas de ellas, pero el Gobierno insiste: las cosas están mal y no va a dar marcha atrás a su plan de restricciones.

¿Por qué protestan estos ciudadanos neerlandeses? Porque el país vive una dura restricción que no se aplicaba desde la Segunda Guerra Mundial y han decidido quejarse también de forma histórica, como no se veía en 40 años.

Por cuarta noche consecutiva, se han producido en varias ciudades de ese país fuertes choques entre la policía y manifestantes que protestan por la introducción el pasado fin de semana de un riguroso toque de queda para contener la pandemia de coronavirus. No obstante, ha bajado un poco de intensidad respecto a los días pasados, según ha subrayado la policía.

Al menos 33 personas fueron detenidas en reyertas en Róterdam, donde más duro está siendo el choque entre agentes y grupos de jóvenes que convocaron protestas contra el toque de queda. Así, rozan los 500 arrestados en estos días. Los uniformados han tenido que recurrir al uso de chorros de agua y gases lacrimógenos para dispersar a centenares de personas congregadas en las calles, donde también se produjeron algunos saqueos.

Los agentes del orden actuaron después de que los manifestantes desoyeran una orden de emergencia de la alcaldía ordenando a los manifestantes abandonar el centro de la ciudad.

Las protestas callejeras se iniciaron el fin de semana, cuando el Gobierno comenzó a aplicar las restricciones más duras desde el inicio de la pandemia, las cuales incluyen ...

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.