Del Pacha al Fortuna: los barcos ‘reales’ en los que veranea (o ha veraneado) la realeza

·11 min de lectura

Algunos de los miembros de la realeza europea prefieren pasar sus vacaciones familiares en la más estricta intimidad. Es el caso de don Felipe y doña Letizia, reyes de España, que desde que ascendieron al trono eligen pasar un par de semanas alejados de nuestro país (siempre después de pasar otras dos semanas en Mallorca, como parte de la tradición real), en compañía de sus hijas y de manera totalmente privada. Pero son muchos los royals que dejan ver sus vacaciones o viajes express a bordo de barcos con una gran tradición. ¿Cuáles son los más espectaculares? ¿Qué monarquías han vendido en los últimos años los barcos más clásicos en los que les hemos visto veranear durante varias décadas?

Queen Sofia, Crown Princess Letizia & Princess Leonor Of Spain During The 2006 Copa Del Rey Regatta In Palma De Mallorca. . (Photo by Mark Cuthbert/UK Press via Getty Images)
Queen Sofia, Crown Princess Letizia & Princess Leonor Of Spain During The 2006 Copa Del Rey Regatta In Palma De Mallorca. . (Photo by Mark Cuthbert/UK Press via Getty Images)

Los cuatro Fortuna de don Juan Carlos

En España, sin duda, uno de los barcos más conocidos fue el Fortuna. En 2012, don Juan Carlos pasó sus últimas vacaciones a bordo de este barco que había sido renovado en 2000, que era el cuarto que tenía con esta denominación, que se refiere a una diosa romana cuyos atributos eran un timón y un cuerno de la abundancia. Tenía 41 metros de eslora y rellenar el depósito para salir a navegar costaba unos 25.000 euros, una cantidad que se puso en cuestión sobre todo en sus últimos años de existencia. A bordo de los cuatro Fortuna vimos al rey emérito y a doña Sofía surcar el Mediterráneo junto a sus nietos (los hijos de las infantas Elena y Cristina e incluso con Letizia y la aún bebé princesa Leonor) cuando aún eran unos niños y la familia real española estaba más unida que nunca. Entre esos cuatro barcos Fortuna, el primero se utilizó para los Juegos Olímpicos de 1972 ya que era un tipo de embarcación de vela ideal para competir.

Spanish King Juan Carlos' yatch Foners, formerly Fortuna, is docked at the military base at Porto Pi in Palma de Mallorca on March 27, 2014. The vessel will be moved to Adriano port on the Mallorca Island for exhibition and sale. AFP PHOTO / JAIME REINA (Photo by Jaime REINA / AFP) (Photo by JAIME REINA/AFP via Getty Images)
Spanish King Juan Carlos' yatch Foners, formerly Fortuna, in Palma de Mallorca on March 27, 2014. (Photo by JAIME REINA/AFP via Getty Images)

En los Fortuna (el segundo fue un regalo de su amigo el rey Fahd de Arabia Saudí) veranearon grandes personalidades como Adolfo Suárez, entonces Presidente del Gobierno, o miembros de otras monarquías como los reyes Balduino y Fabiola de Bélgica. En agosto de 1986 se produjo una de las imágenes más icónicas a bordo del Fortuna: la visita a Mallorca de Carlos de Inglaterra y Lady Di con sus hijos Guillermo y Harry. Parece que los días de la princesa Diana en la isla balear no fueron tan idílicos como reflejaban las imágenes en el yate de los hoy eméritos. Según contó la propia princesa años después, se pasó las horas vomitando y su soledad quedó manifiesta en varias de las instantáneas que se pudieron ver después con ella sola en la cubierta del barco. A pesar de esto, los príncipes británicos visitaron a los reyes españoles en Mallorca los tres años siguientes, dando muestra de la gran relación que mantenían con don Juan Carlos y doña Sofía. 

Diana, Princess of Wales (1961-1997) enjoys a summer holiday in Majorca on board King Juan Carlos of Spain's yacht 'Fortuna', Spain, 15 August 1990. From left: Queen Anne-Marie of Greece, King Constantine II of Greece and Princess Theodora of Greece, Diana, Princess of Wales, Prince Charles, King Juan Carlos of Spain, Prince William, Prince Harry, Queen Sofia of Spain, Princess Cristina of Spain and Princess Elena of Spain. (Photo by Tim Graham Photo Library via Getty Images)
(Photo by Tim Graham Photo Library via Getty Images)

El último barco de los eméritos fue un regalo de 22 empresas baleares como 'detalle' por la promoción que siempre hicieron de Mallorca sus majestades y no pertenecía a los reyes sino que era parte de Patrimonio Nacional. En mayo de 2013, don Juan Carlos renunció a su uso. Construirlo costó 18 millones de euros y en 2014 se vendió a la empresa de barcos Balearia dicen que por unos dos millones. Ahora, los reyes actuales, Felipe y Letizia, no cuentan con ningún barco para sus vacaciones y solo vemos al rey participar en las regatas a bordo del Aifos, en el que compite con sus compañeros de cada verano en aguas mallorquinas.

El barco de la polémica de los 2 millones

En los últimos años se ha hablado mucho de las vacaciones de los reyes de Holanda. Pese a la crisis que ha asolado Europa, Máxima y Guillermo han sido los últimos royals en comprar un barco de lujo para su uso y disfrute personal y familiar. Lo compraron el año pasado, en plena crisis sanitaria y económica en medio mundo, y les costó dos millones de euros. Con este barco, un Wajer 55 de 16 metros de eslora al que han llamado Alma -por las primeras sílabas de sus nombres Alexander (Guillermo es su primer nombre) y Máxima-, han surcado los mares de Grecia en los dos últimos veranos, algo que ha provocado numerosas críticas por parte del sector más crítico del gobierno y por muchos de los ciudadanos holandeses, algo que ha perjudicado a su popularidad, hasta ahora intachable en su país. El año pasado tuvieron que pedir perdón (porque además se les vio sin mascarilla con un chef), pero este verano han vuelto a usarlo para sus vacaciones privadas.

THE HAGUE, NETHERLANDS - JULY 16: King Willem-Alexander of The Netherlands, Queen Maxima of The Netherlands, Princess Amalia of The Netherlands, Princess Alexia of The Netherlands and Princess Ariane of The Netherlands pose for the media at Huis ten Bosch Palace on July 16, 2021 in The Hague, Netherlands. (Photo by Patrick van Katwijk/Getty Images)
THE HAGUE, NETHERLANDS - JULY 16: King Willem-Alexander of The Netherlands, Queen Maxima of The Netherlands, Princess Amalia of The Netherlands, Princess Alexia of The Netherlands and Princess Ariane of The Netherlands pose for the media at Huis ten Bosch Palace on July 16, 2021 in The Hague, Netherlands. (Photo by Patrick van Katwijk/Getty Images)

De hecho, los reyes de Holanda tienen una casa en Grecia desde el año 2012 y ahí suelen pasar sus vacaciones estivales desde entonces, aunque en estos últimos dos años lo hacen disfrutando de largas jornadas en alta mar en su propio barco de lujo. Además de la polémica por el coste y el mal momento para lucir el barco, los reyes holandeses se han enfrentado a algunos medios extranjeros por publicar imágenes de sus vacaciones privadas, algo que los de su país no han hecho nunca. También este año ha sucedido lo mismo y pese a que las fotos solo se habrían publicado en redes sociales, Máxima y Guillermo han frenado su publicación. "Por la presente le solicitamos enfáticamente que respete la privacidad de los miembros de la Casa Real y que elimine las fotos de sus canales de twitter y no publique imágenes de actividades privadas de ninguna otra manera", han escrito al paparazzo que había hecho públicas esas imágenes.

UNDATED: Princess Caroline of Monaco in a boat together with her husband Stefano Casiraghi, and their two children Andrea and Charlotte. . (Photo by Mondadori via Getty Images)
UNDATED: Princess Caroline of Monaco in a boat together with her husband Stefano Casiraghi, and their two children Andrea and Charlotte. . (Photo by Mondadori via Getty Images)

Pacha III: un recuerdo imborrable para los Grimaldi

La Costa Azul es el punto de encuentro de los Grimaldi cada verano. Carolina de Mónaco y sus hijos, Andrea, Carlota y Pierre Casiraghi y la pequeña de la familia Alexandra de Hannover, disfrutan cada año de las aguas cristalinas del Mediterráneo y del ambiente más glamuroso de uno de los lugares más exclusivos del planeta. La hermana de Alberto de Mónaco lleva desde 1989 pasando varias semanas en verano en la Costa Azul a bordo del Pacha III, un regalo que le hizo en ese momento su segundo marido, Stefano Casiraghi cuando Carolina se 'enamoró' del yate al verlo atracado en el puerto de Mónaco durante un romántico paseo. El nombre del barco une las primeras letras de los nombres de sus hijos: P de Pierre, A de Andrea y Cha de Charlotte, la hija menor de la pareja.

Princess Caroline of Hanover's yacht
Princess Caroline of Hanover's yacht "Pacha III" is seen during the 26th Monaco Yacht show, one of the most prestigious pleasure boat show in the world, highlighting hundreds of yachts for the luxury yachting industry, in Monte Carlo port, Monaco, September 30, 2016. REUTERS/Eric Gaillard

Sin duda, este barco tiene un valor sentimental inigualable para Carolina y sus tres hijos mayores, ya que que el empresario italiano falleció el 3 de octubre de 1990 en aguas de Montecarlo mientras participaba como piloto de su embarcación Pinot di Pinot en el mundial de off-shore. Stefano sufrió un trágico accidente tras volcar por una ola y murió a los pocos minutos. La noticia fue una verdadera tragedia para Carolina, que en ese momento estaba en un salón de belleza y que tras esto guardó seis años de luto y se marchó con sus tres hijos a vivir a una casa en la Provenza donde estuvo tranquila y alejada de los medios varios años. 

El Pacha III formó parte de la Guerra Mundial en los años 40 al ser apropiado por la Royal Navy, tiene 36 metros de eslora y había sido construido en 1936. El barco ha sido testigo de cómo los hijos de la princesa monegasca se han ido haciendo mayores y cómo han ido enamorándose y formando sus propias familias. En él hemos visto navegar (y seguimos viendo, incluso este año lo han hecho) a Andrea con su mujer Tatiana Santodomingo y sus hijos; a Carlota con su última pareja, Dimitri Rassam, y sus dos pequeños; y a Pierre junto a Beatrice Borromeo. También este año hemos podido ver a Alexandra con su novio Ben disfrutar del mar y de largos paseos bajando a tierra por lugares emblemáticos como Cannes o Saint Tropez.

OSLO, NORWAY- MAY 6: King Harald V and Crown Prince Haakon attend an inspection of the Royal Yacht Norge on May 6, 2021 in Oslo, Norway. (Photo by Rune Hellestad/ Getty Images).
OSLO, NORWAY- MAY 6: King Harald V and Crown Prince Haakon attend an inspection of the Royal Yacht Norge on May 6, 2021 in Oslo, Norway. (Photo by Rune Hellestad/ Getty Images).

Los nórdicos disfrutan del mar en verano

Las familias reales del norte de Europa también disfrutan del mar en sus vacaciones estivales. Algunas, como la de Noruega, visita Baleares para pasar algunos días a bordo de sus barcos 'reales'. El rey Harald cuenta con el Norge, de 80 metros de eslora, una tripulación de más de 50 personas y que también se usa para competiciones deportivas, como en las regatas de Mallorca, algo que hizo hace cuatro años. El barco de la familia real noruega se construyó en 1930 en Gran Bretaña bajo el nombre de Philante y en ese entonces era uno de los yates más grandes de la época. Se usó en la Segunda Guerra Mundial y tras la contienda fue comprado por Noruega en 1947 para reconstruirlo y regalárselo al rey Haakon en su 75 cumpleaños. En 1985 sufrió un gran incendio que le provocó numerosos daños, por lo que tuvo que ser reconstruido durante más de un año. El heredero al trono, Haakon, y su mujer, Mette Marit, no han sido visto en muchas ocasiones en este barco y prefieren disfrutar de sus vacaciones en Cádiz o Formentera, como han hecho en los últimos años.

Igual que los Grimaldi, la familia real de Suecia adora el Mediterráneo. El rey Carlos Gustavo tiene su barco, el Polaris, amarrado en un puerto muy cerca de Saint Tropez donde cuenta con una villa de lujo heredada del duque de Halldam. Ahí se traslada con la reina Silvia cada verano para pasar unos días de descanso en familia y por sus aguas salen a menudo a navegar. También la reina Margarita de Dinamarca cuenta con una embarcación real: el Dannenbrog, nombre elegido como homenaje a la bandera del país. La familia real danesa lo suele usar para veranear tanto por el Mediterráneo como por las aguas del Caribe huyendo del frío del centro de Europa en los meses de julio y agosto. El barco fue construido a comienzos de los años 30 e hizo de barco-hospital durante la Guerra Mundial. Puede hospedar a una quincena de invitados y tiene unos 50 miembros de tripulación que son elegidos entre los marines del ejército. Eso sí, a pesar de ser un yate que pueden usar siempre que lo deseen, en algunos viajes, los príncipes Federico y Mary Donaldson han alquilado otros (quizá más modernos y con más comodidades como un jacuzzi), como cuando viajaron a Australia en 2017 con sus cuatro hijos. 

LONDON, ENGLAND - JULY 28:  The Danish Royal Yacht Dannenbrog is pictured moored at West India Dock  for a reception for businesses on the at Canary Wharf on July 28, 2012 in London, England.  (Photo by Martin McNeil/Getty Images)
LONDON, ENGLAND - JULY 28: The Danish Royal Yacht Dannenbrog is pictured moored at West India Dock for a reception for businesses on the at Canary Wharf on July 28, 2012 in London, England. (Photo by Martin McNeil/Getty Images)

¿Quiere comprar en un barco real? Es posible

Los que parece que se han cansado de esos veranos idílicos en alta mar son los reyes de Bélgica. Alberto y Paola han puesto a la venta este verano su barco Alpa IV (que también une sus primeras iniciales para el nombre) Es probable que los reyes belgas lo hagan por su avanzada edad (87 y 83 años), ya que ya no podrán disfrutar de él, o por los cuantiosos gastos que supone mantener este barco, ahora que están retirados de sus funciones como reyes tras su abdicación en 2013 en su primogénito el hoy rey Felipe de Bélgica. Según el portal en el que se vende el yate, piden casi dos millones de euros por él, un precio justo ya que cuando lo compraron nuevo en 2009 les costó más de cuatro millones y medio, algo que provocó muchas críticas a la monarquía, ya que en ese momento estábamos en plena crisis económica y fue considerado un gasto superflúo.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente