Pablo Iglesias degrada su talla política al pelear con El Mundo

Asier Martiarena
·3 min de lectura
Una vez aprobados los presupuestos, Podemos no ha escondido su presión a la monarquía en el debate general de política. (Photo by Juan Carlos Hidalgo / POOL / AFP)
Una vez aprobados los presupuestos, Podemos no ha escondido su presión a la monarquía en el debate general de política. (Photo by Juan Carlos Hidalgo / POOL / AFP)

"¿Quién repara el daño de seis meses de portadas y tertulias?" La frase es de Pablo Iglesias. Y data de hace tres semanas. Pero visto lo visto este jueves por la mañana, la puede ir actualizando y elevar de seis a siete los meses de agravio. Porque el vicepresidente del Gobierno, en medio de la pandemia, de la tramitación de la ley de Vivienda o de la nueva legislación para los colectivos LGTBI, arrancó la jornada laboral tuiteando. Es decir, que, aun teniendo mucha plancha acumulada, ha priorizado las redes para hacer un ‘¿Qué hay de lo mío?’. Y para su mensaje decidió tirar de ironía con un mensaje directo a El Mundo:

"De los creadores de ETA está detrás del 11-M, hoy nos llega Podemos ordenó los rótulos de TVE que comparaban la marcha de la princesa con la del emérito. Normalidad democrática y el que lo dude es amigo de Putin".

Iglesias hace referencia al polémico rótulo sobre la princesa Leonor que se emitió ayer en el programa matinal de La 1 tras conocerse que se irá al extranjero a finalizar sus estudios de Bachillerato. Ese que señaló "Leonor se va de España, como su abuelo". Y ese que el rotativo utiliza para acusar a Podemos de valerse de RTVE para redoblar su ataque contra la monarquía

¿El secretario general de Podemos tiene motivos para quejarse? Sin duda. En especial en lo referente a las grandilocuentes portadas que han acaparado las investigaciones que se le han abierto a él y a su partido por supuestas irregularidades. Titulares con el cuerpo de letra más grande posible que no se han repetido para informar de que todas y cada una de esa docena de larga de acusaciones han quedado en nada cuando han llegado a los correspondientes juzgados.

Pero de ahí a que demuestre tan claramente cuánto le importa lo que dicen las portadas y los editoriales de él, sorprende. Es algo que no acostumbran a hacer los políticos cuando llegan a cierto estatus. O, mejor dicho, que no acostumbran a hacen ver directamente. Porque para eso tienen un amplio equipo de colaboradores que se encarga de desarrollar ese juego de presiones, favores y silencios tan habitual con la prensa.

¿Entonces por qué actúa así Iglesias? La respuesta la conoce solamente él. Pero el caso es que su forma de actuar evidencia lo debilitado que está Podemos a nivel de partido. El poco peso que tiene más allá de su papel en el gobierno de coalición. La reducidísima estructura territorial que tiene, y a la que han contribuido sus últimos batacazos electorales como los de Galicia y Euskadi. Y el reducido impacto mediático que tiene el resto de la plana mayor del partido a excepción de Iglesias.

Pero si algo sabemos, es que el vicepresidente del Gobierno es muy hábil. Que no mueve ficha si no tiene una jugada en mente. Por eso también conviene enmarcar este movimiento en la situación actual. La de esta misma semana que acaba el domingo. Que no es otra que una campaña electoral. Proceso en el que, como todo el mundo sabe, los principales actores políticos modulan su mensaje. Endureciéndolo, reorientándolo, silenciando algunos debates y amplificando otros... es el juego habitual para ofrecer el perfil que más creen que les puede favorecer de cara a la cita con las urnas.

Por eso conviene esperar para determinar si Iglesias sigue devaluando la figura del vicepresidente hasta el punto de que Podemos se reduzca exclusivamente a él y sus circunstancias, o si es una estrategia de supervivencia del partido.

En vídeo | Dos artistas queman un ninot muy realista de Felipe VI coincidiendo con el 12-O

Más historias que te pueden interesar: