A Pablo Casado se le vuelve a atragantar la Segunda República

·4 min de lectura

Justo un día después del 85 aniversario del Golpe de Estado que terminó con la Segunda República y dio origen a la Guerra Civil, Pablo Casado se ha vuelto a meter en otro lío relacionado con la historia de aquella época. El Partido Popular organizó este 19 de julio en Ávila un acto llamado Concordia, Constitución y patriotismo en el que el presidente del PP mantuvo un coloquio con dos antiguos ministros: Rafael Arias Salgado e Ignacio Camuñas.

Pablo Casado escucha a hablar al exministro Ignacio Camuñas en un acto del PP en Ávila en el que también participó Rafael Arias Salgado. (Foto: Gustavo Serrano / Europa Press / Getty Images).
Pablo Casado escucha a hablar al exministro Ignacio Camuñas en un acto del PP en Ávila en el que también participó Rafael Arias Salgado. (Foto: Gustavo Serrano / Europa Press / Getty Images).

Este último, ministro para las Relaciones con las Cortes de España en el gobierno de la UCD de Adolfo Suárez y cofundador de Vox, tuvo una intervención muy polémica. “Si hay un responsable de la Guerra Civil directamente es el gobierno de la República. Un golpe de Estado no es lo que ocurrió en 1936. Fue un enfrentamiento brutal entre dos sectores de los españoles y que se saldó con los daños propios de una guerra civil. Creo que es mejor olvidar el pasado y no seguir pretendiendo que la derecha es la culpable del 36 y de la Guerra Civil. Eso es mentira”, dijo Camuñas ante la mirada atenta y el silencio de Casado.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un vídeo de Twitter no disponible por tus preferencias de privacidad

El líder del PP no censuró, corrigió o puntualizó las palabras del exministro reinterpretando la historia del Golpe de Estado del 36 que dio origen a la Guerra Civil. Él mismo, hace solo unos días, ofreció su propia versión de estos hechos durante una intervención en el Congreso de los Diputados.

“La Guerra Civil fue el enfrentamiento entre quienes querían la democracia sin ley (refiriéndose a la República surgida de las urnas) y quienes querían ley sin democracia (los golpistas)”, aseguró el pasado 30 de junio.

Aquellas palabras, como ahora las de Camuñas, también generaron un enorme revuelo y, aunque Casado no ha puntualizado después al exministro, varios historiadores sí le corrigieron entonces a él tras su intervención en el Congreso.

En el programa ‘laSexta Clave’, la profesora de Historia de España Inma Pina dijo que habría suspendido a Casado por estas palabras y explicó que “la democracia que había era una democracia totalmente legal, otra cosa es que hubiera gente que quisiese saltarse las leyes”.

En el mismo programa de La Sexta, la doctora en Historia Contemporánea Laura Lara señaló que “por supuesto que en la Segunda República se legisló: el 9 de diciembre de 1931 se aprobó la Constitución”.

El diario ‘El País’ habló con otros dos historiadores que desmintieron igualmente a Casado. “La Guerra Civil la provocó un golpe de Estado. La República no era un imperio sin ley. Hizo reformas profundas en el ejército, para separar la Iglesia del Estado, en la educación, en la aprobación del voto femenino... Si no reconoce eso, está planteando una mentira sobre el pasado”, apuntó el catedrático de Historia Contemporánea Julián Casanova.

Enrique Moradiellos, catedrático de Historia Contemporánea de la Universidad de Extremadura, explicó que “toda guerra civil empieza con un golpe de Estado. La definición de guerra civil la fijó el Tribunal Supremo de EE.UU. en 1861. Es un acto de fuerza para ocupar el poder y expulsar a los que están. En España, la República tenía muchos problemas, pero lo que vino después fue infinitamente peor”.

En menos de un mes, Casado se ha visto involucrado dos veces, una de manera directa y otra de forma indirecta, en dos líos relacionados con la historia de la República y la Guerra Civil. Curiosamente, cuando se exhumaron los restos del dictador Francisco Franco del Valle de los Caídos aseguró en Antena 3 que lo que le preocupaba era “el futuro” de sus hijos. “Soy nieto de la generación de la Transición. Si Fraga y Carrillo se dieron un abrazo histórico, si los exiliados y los exministros consiguieron abrazarse para olvidar... ¿por qué tenemos que reescribir los nietos la historia?”, declaró.

EN VÍDEO | El Ayuntamiento de Madrid provoca un polvorín político tras retirar así la placa de Largo Caballero de un edificio

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente