Pablo Casado aprobó media carrera el verano después de conseguir el escaño en la Asamblea de Madrid

Las sospechas sobre el currículum académico de Pablo Casado van más allá del máster en el que le convalidaron un alto porcentaje de los créditos y que Cristina Cifuentes, su compañera de partido, consiguió de manera irregular. Según publica hoy el diario El Mundo, el dirigente popular logró aprobar en cuestión de cuatro meses casi media carrera cuando la otra media le llevó siete años. Su ‘apretón’ final para acabar Derecho coincidió con la consecución del escaño en la Asamblea de Madrid. Según varios testimonios recogidos por el mencionado periódico, hubo presiones para que Casado acabase la carrera.

Pablo Casado tardó siete años en aprobar media carrera de Derecho, pero para la otra mitad solo necesitó cuatro meses. (Foto: REUTERS/Juan Medina)

Los títulos del vicesecretario de comunicación del Partido Popular y cómo los consiguió están más entredicho que nunca. A la apertura de una investigación solicitada por el juez que lleva el ‘caso Cifuentes’ para esclarecer la obtención del mismo máster por su compañero de partido Pablo Casado, hay que sumar la exclusiva publicada hoy por El Mundo en la que se denuncian presiones para que le diesen a Casado todo tipo de facilidades para que acabase la carrera de Derecho que, entonces, cursaba en la Cardenal Cisneros tras cambiar desde Icade.

La cronología, detallada con todo tipo de pormenores por El Mundo, es la siguiente. En 1999, Pablo Casado se matriculaba en la carrera de Derecho en Icade, la Universidad Pontificia de Comillas. Llegado 2004 había agotado las convocatorias de las que disponía y con 22 asignaturas aprobadas, el equivalente a media carrera, se trasladó al centro Cardenal Cisneros. En 2004, tras las oportunidades convalidaciones, como venía del plan nuevo y se acogía al antiguo, le convalidaron siete.

Tenía que aprobar 18 asignaturas para obtener el título y en el curso 2005/06 se matriculó de 13 aprobando seis. En mayo fue elegido presidente de las Nuevas Generaciones del PP en Madrid. Al siguiente curso se matriculó de todas las que le quedaban, que ahora eran 12. Durante ese año lectivo, el de 2005/06, fue incluido por Aguirre en las listas para la Asamblea de Madrid y sus obligaciones políticas aumentaron. Aún así, consiguió sacarse todas las que le quedaban y licenciarse en Derecho.

Aprobó la mitad en la convocatoria de junio y la otra mitad en la de septiembre. Según publican en El Mundo, que ha tenido acceso a su expediente académico, saco cuatro aprobados, un notable y un sobresaliente antes de verano y dos notables y cuatro aprobados después. En cuatro meses había conseguido acabar Derecho pese a que le quedaba la mitad de la carrera. Algo que desde otras universidades consultadas por el citado diario, ven poco probable.

Desde El Mundo han podido hablar con varias fuentes del Cardenal Cisneros -profesores, directivos y trabajadores- que han pedido mantener su anonimato y que hablan de presiones y llamadas de teléfono para que se acelerase el fin de la carrera de Casado. Se habla de trato de favor, de que si se dudaba entre suspenso y aprobado se optaba por lo segundo y de trabajos en lugar de exámenes.

Esperanza Aguirre, a la que han señalado directamente como autora de llamadas para interesarse por el estado de la carrera de su pupilo y presionar, ha desmentido cualquier tipo de relación con el tema. Desde el Cardenal Cisneros, a través de un comunicado, han desmentido estas informaciones. Niegan que “se haya dado un trato preferente o de favor a ningún alumno” y que “alguien pueda haber disfrutado de convalidaciones extraoficiales en nuestro centro, dado que en el CES Cardenal Cisneros todas las convalidaciones han de ser aprobadas por la comisión de convalidaciones de la Universidad Complutense”.

Por su parte, desde el entorno de Casado asegura que si fue capaz de aprobar media carrera en cuestión de cuatro meses fue porque se esforzó al máximo y que en realidad llevaba más de un año estudiando, pero que no se había presentado a las convocatorias anteriores. Eso y que algunas ya se las sabía porque las había cursado en Icade pero no se las habían convalidado.

Después de este empujón final de cuatro meses que le sirvió para sacarse media carrera vendría el máster en la Universidad Rey Juan Carlos, también bajo sospecha, que constaba de 22 asignaturas de las que le convalidaron 18 por la carrera de Derecho cursada entre Icade y Cardenal Cisneros.

En una entrevista concedida a Espejo Público, el programa matinal de Antena 3 conducido por Susana Griso, Casado ha desmentido todo, se ha mostrado indignado y ha asegurado que es normal que en el último curso, el que se llama “de barrido” se aprueben más asignaturas de lo habitual.