Los países del G7 acuerdan objetivos climáticos, programas de vacunación y la política de China

·4 min de lectura

La política aislacionista del ex presidente estadounidense Donald Trump durante su mandato bajo el lema "América primero"; estuvo a punto de provocar una ruptura en el grupo. El actual presidente de EE.UU., Joe Biden, vuelve a apostar por la cooperación multilateral y las buenas relaciones con los países amigos. La canciller alemana, Angela Merkel, habló de un exitoso reinicio del G7: aunque el mundo ya no tiene problemas, dijo Merkel "podemos trabajar en la resolución de estos problemas con renovado vigor".

Una decisión clave de la cumbre fue el compromiso de proporcionar más ayuda en forma de vacunas a los países más pobres en la lucha contra la pandemia de Corona. Según el comunicado final, se han prometido 870 millones de dosis de vacunas, la mitad de las cuales se entregarán a los países que las necesiten para finales de año. Algunas organizaciones criticaron las promesas como insuficientes. La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que los países pobres necesitan 11.000 millones de dosis.

El G7 se propone alcanzar la neutralidad climática en 2050

La política climática de los países industrializados fue otro de los temas clave. Bajo el mandato de Donald Trump, Estados Unidos se había retirado temporalmente del Acuerdo de París. Desde entonces, Biden ha dado marcha atrás a esta retirada y ha posibilitado así una acción conjunta. En concreto, el G7 acordó en su cumbre reducir las emisiones de dióxido de carbono a aproximadamente la mitad para 2030 en comparación con 2010. La neutralidad climática completa debe alcanzarse a más tardar en 2050. Esto significa que para entonces no se emitirá dióxido de carbono o se compensarán totalmente las emisiones de CO2.

Además, un amplio programa de ayuda debe apoyar a los países en desarrollo para que inviertan en la lucha contra el cambio climático. Según el G7, la iniciativa denominada "Build Back Better World" ("B3W") debe aportar varios cientos de miles de millones de dólares en inversiones en infraestructuras para los países de bajos ingresos. Sólo Alemania quiere aumentar su contribución anual en ayuda a las infraestructuras de 4.000 millones de euros a 6.000 millones de euros a más tardar en 2025.

informe_g7_ersteam
informe_g7_ersteam

Tipo impositivo mínimo para una competencia justa

También se debatió un tipo impositivo mínimo idéntico para las empresas de todos los países, con el fin de acabar con las lagunas fiscales en el futuro. El G7 acordó un tipo impositivo mínimo del 15%, y esta propuesta se presentará ahora a la ronda más amplia de países del G20 en julio. Mientras que el G7 incluye a EE.UU., Gran Bretaña, Alemania, Francia, Italia, Japón y Canadá, el G20 también incluye otras economías líderes como China, Corea del Sur, Argentina, Australia, Brasil, India, Indonesia, México, Rusia, Arabia Saudí, Sudáfrica y Turquía.

La cooperación permitirá nivelar el terreno de juego, generar más ingresos fiscales y hacer frente a la evasión fiscal, según la declaración del G7. Los paquetes de estímulo económico en la lucha contra la crisis han ejercido una presión considerable sobre los presupuestos nacionales de algunos países, lo que probablemente impulsa el deseo de una distribución justa de los ingresos fiscales.

El G7 reacciona ante el rápido aumento de poder de China

Por último, uno de los principales temas de la cumbre fue la creación de un frente común contra China. No sólo el cambio de rumbo de Joe Biden, sino también la creciente relevancia de China, es lo que probablemente está acercando al G7 en la actualidad. Por un lado, el G7 quiere contrarrestar la "nueva ruta de la seda" de China y la creciente influencia del país en el mundo con su propia iniciativa de infraestructuras. Anteriormente, el Senado estadounidense ya había aprobado inversiones tecnológicas por valor de 250.000 millones de dólares para contrarrestar la influencia mundial de China.

La ofensiva de inversión del G7 en los países pobres, sugerida por Joe Biden, también debe considerarse en este contexto. Los países industrializados occidentales ya no quieren quedarse de brazos cruzados mientras China gana influencia.

En su comunicado, el G7 también exigió a China que respetara los derechos humanos y las libertades. En concreto, sin embargo, los países del G7 se mostraron divididos en su política hacia China. Mientras que Estados Unidos reclama la mayor dureza posible, la canciller alemana Merkel quiere evitar la confrontación en la medida de lo posible. China es un mercado de ventas muy importante para muchas empresas alemanas, por ejemplo en los sectores del automóvil y la ingeniería mecánica.

La OTAN también afinó su tono hacia China en su última cumbre. Los objetivos de China y su apariencia de autoconfianza plantean "desafíos sistémicos" al orden internacional basado en reglas y a áreas relevantes para la seguridad de la Alianza, según la declaración final de la OTAN.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente