¿Qué países de Europa estudian convertir el teletrabajo en un derecho legal después de la COVID-19?

·5 min de lectura

En menos de dos años, el teletrabajo se ha convertido en algo habitual para millones de europeos.

Alrededor del 5% de nosotros ya trabajaba regularmente desde casa antes de la pandemia; en algunos países, esta cifra se ha cuadruplicado en los últimos 18 meses.

Finlandia, Luxemburgo e Irlanda tienen la mayor proporción de trabajadores a distancia del continente, con más del 20% de personas que siguen teniendo empleos que les dan la opción de trabajar desde casa.

La mayoría de las empresas no habrían sobrevivido a la COVID-19 sin la ayuda de la infraestructura digital a distancia. La UE también ha comenzado a reflexionar en una legislación.

Ahora se plantean cuestiones sobre las leyes que deben cumplir las empresas para dar cabida al trabajo flexible, dada su popularidad en algunos sectores. Una encuesta realizada a principios de este año por Slack reveló que casi un tercio de los trabajadores del Reino Unido estaría menos dispuesto a solicitar un empleo si el teletrabajo no fuera una opción.

Portugal ha tomado la delantera en este asunto, con la publicación de su "Libro Verde sobre el Futuro del Trabajo", que esboza medidas para que el trabajo remoto y el híbrido sean ofrecidos de forma automática por los empleadores.

Su subsecretario de Estado de Trabajo, Miguel Cabrita, instó a los países de la UE a actuar con rapidez en sus planes para regular el teletrabajo, afirmando que una acción rápida maximizará las oportunidades y minimizará los riesgos. Portugal tenía por entonces la Presidencia rotatoria de la UE.

Los expertos desfavorables al trabajo a distancia afirman que esto provocará un "caos empresarial" durante años.

¿Qué países proponen el teletrabajo como un derecho legal?

Alemania

Alemania es un caso atípico en este debate, ya que es el único país de Europa que ha plasmado formalmente una legislación de larga duración. El pasado mes de enero, se hizo obligatorio que los centros de trabajo ofrecieran al personal la posibilidad de trabajar desde casa siempre que no existieran "razones operativas de peso para no hacerlo".

Esto se ofrece como una opción, y no como una obligación, para que todos los trabajadores se queden en sus casas. También se anima a los empresarios a que ofrezcan horarios flexibles como parte de la estrategia de Alemania contra la COVID-19.

Las empresas que no cumplan la normativa pueden ser contactadas por las autoridades locales para que expliquen sus razones para no hacerlo.

Portugal

Portugal ha sido el primer país de Europa en poner en marcha un "régimen" legal temporal para el teletrabajo. Sin embargo, éste sólo durará mientras se considere en estado de emergencia, lo que se espera que dure al menos hasta finales de este año.

Las disposiciones vigentes desde enero de 2021 incluyen: el trabajo remoto obligatorio siempre que las funciones y las condiciones de vida del empleado lo permitan, y que el empresario debe proporcionar el equipo necesario para realizar el trabajo.

Los incumplimientos de la adopción del régimen se consideran "faltas muy graves" con multas de entre 2.040 y 61.200 euros, independientemente del tamaño de la empresa.

¿Qué países tienen previsto ofrecer el teletrabajo como un derecho legal?

Introducir una nueva legislación puede ser un proceso largo.

Por esta razón la respuesta a esta pregunta no es tanto de lo que los países han hecho, sino de lo que podrían hacer.

Irlanda

La gran proporción de trabajadores a distancia que tiene Irlanda, sede de las empresas tecnológicas en Europa ha hecho que éstos se conviertan en una locomotora de los nuevos planes para ofrecer opciones de trabajo flexible.

El gobierno irlandés tiene previsto poner el trabajo híbrido a disposición de todos los trabajadores de los sectores correspondientes para el año que viene.

A partir de entonces, su jefe necesitará una muy buena excusa para rechazar una solicitud de trabajo desde casa, y se animará a todos los trabajadores de los servicios públicos a pasar hasta un 20% de su tiempo fuera de la oficina por defecto.

También habrá nuevos requisitos para que su empresa proporcione y pague un equipo seguro y adecuado para teletrabajar.

Rusia

Rusia se centra actualmente en el apoyo material a los trabajadores a distancia. Los empresarios deben proporcionar a los trabajadores a distancia el equipo y los medios necesarios para cumplir con sus obligaciones laborales si deciden trabajar desde casa.

Esto puede incluir el reembolso de programas informáticos, sillas de oficina y escritorios.

Reino Unido

Los planes del Reino Unido para regular el trabajo a domicilio son un poco más vagos. The Guardian informó en junio de que Downing Street está "considerando legislar para que el trabajo desde casa sea la opción por defecto, dando a los empleados el derecho a solicitarlo".

Las opiniones dispares de los grupos de presión empresariales han dado al traste con el proyecto y sigue habiendo incertidumbre sobre los aspectos que deberían regular las leyes.

Francia

Francia es conocida por haber implementado medidas para crear límites entre la vida laboral y la personal en sus leyes de "derecho a la desconexión" allá por 2016, pero esto no es exactamente lo mismo.

El teletrabajono se ofrece por defecto en las descripciones de los puestos de trabajo, pero al igual que en Alemania, los empleadores en Francia deben presentar una buena razón para decir que no.

España y Grecia también han presentado planes para remodelar su legislación laboral en torno al trabajo a distancia, según reportes de la prensa. Sin embargo en España el entusiasmo por el teletrabajo ha ido decayendo hasta convertirse en algo marginal respecto a 2020, cuando se convirtió en una obligación sanitaria para muchos.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente