Países Bajos mantiene el confinamiento y toque de queda hasta el 15 de marzo

Agencia EFE
·3 min de lectura

La Haya, 23 feb (EFE).- El Gobierno neerlandés en funciones amplió hoy el confinamiento y el toque de queda hasta al menos el 15 de marzo, primero de tres día de elecciones legislativas en Países Bajos, y anunció que se permitirá reabrir comercios de forma parcial y la vuelta al trabajo a los profesionales que requieren contacto personal, excepto en la prostitución.

En una rueda de prensa, el primer ministro saliente neerlandés, Mark Rutte, explicó que las peluquerías, centros de estética y masajistas pueden volver a recibir clientes, sumándose a los fisioterapeutas, dentistas y veterinarios, que permanecían abiertos a pesar de las restricciones.

Además, los deportes de equipo de adultos menores de 27 años podrán volver a partir de la próxima semana, mientras que los menores de 18 años pueden volver a las clases presenciales en los institutos un día por semana y bajo estrictas condiciones, como el uso de mascarillas cuando circulan por los pasillos y la exigencia de una distancia de metro y medio en clase.

Los comercios no esenciales podrán reabrir sus puertas de forma parcial, recibiendo clientes que hayan solicitado cita al menos cuatro horas antes, con aproximadamente un máximo de dos clientes por planta, seis personas por hora, y con el uso obligatorio de una mascarilla.

Además, el toque de queda, vigente desde el 23 de enero todos los días de la semana entre las 21.00 hora local (20.00 GMT) y las 04.30 (3.30 GMT), se extenderá hasta la madrugada del 15 de marzo, el primer día de las tres jornadas de comicios legislativas en las que se elegirá la composición del Parlamento y de la que saldrá el nuevo Gobierno de Países Bajos.

LAS ELECCIONES

El día 8 de marzo, el Ejecutivo volverá a dar una rueda de prensa para confirmar si mantendrá las restricciones, incluido si seguirá en vigor el toque de queda durante las elecciones, aunque avisa de que, de mantenerse, habrá excepción en los días de votación para las personas que acuden a votar o tengan que estar al cargo de las mesas electorales.

Según Rutte, Países Bajos se encuentra en una fase que permite “correr un poco más de riesgo” con alguna relajación de las restricciones, aunque recordó que la reapertura de tiendas, los deportes en grupo, la vuelta a clase en los institutos y al trabajo de profesiones de contacto solo será posible el 3 de marzo si la gente respeta las medidas básicas: lavarse las manos, teletrabajar y usar mascarilla donde es de uso obligatorio.

“Estamos en camino a tiempos mejores, una apertura de la sociedad paso a paso (…), pero por ahora todavía estamos en una fase difícil”, argumentó, señalando la presión sobre los hospitales y las residencias de mayores, además del avance de diferentes mutaciones del coronavirus, que amenazan con una nueva ola. “Es inevitable, según los expertos, las cifras están aumentando y esa es la única realidad”, advirtió.

SE DISPARAN LOS CONTAGIOS

El número de contagios de coronavirus se ha vuelto a disparar en Países Bajos durante la última semana. Según el Instituto de Salud Pública (RIVM), el número de positivos detectados en Países Bajos desde el pasado martes supone un incremento de un 19 % con respecto a la segunda semana de febrero, también como resultado del aumento de pruebas PCR.

Según el RIVM, medidas como el toque de queda y la restricción en el número de visitantes a las casas ha reducido en un 10% el aumento de los contagios. Durante los últimos siete días, se registraron 29.977 nuevos casos, casi 5.000 más que el mismo periodo anterior, lo que eleva el total de contagios a 1,06 millones de positivos y 15.343 muertes por covid-19.

(c) Agencia EFE