Países Bajos brilla con dos oros en la última jornada del Grand Prix de Judo de Zagreb

·3 min de lectura
Países Bajos brilla con dos oros en la última jornada del Grand Prix de Judo de Zagreb

Última y apasionante jornada de judo en Zagreb, con los judocas europeos brillando con especial fuerza.

Uno de ellos, Beka Gviniashvili, que derrotaba al brasileño Rafael Macedo en la final de menos de 90 kilos mediante dos potentes waza-aris y un posterior ippon. El poderoso georgiano se adjudicaba así su vigesimosexta medalla del World Judo Tour, una hazaña, sin duda, increíble.

Laszlo Toth, vicepresidente de la Federación Internacional de Judo y presidente de la Unión Europea de Judo, fue el encargado de entregar las medallas.

En menos de 78, la británica Natalie Powell se enfrentaba en la final a la número 3 del mundo, la israelí Inbar Lanir. Gracias un trabajo de suelo, la decidida Powell conseguía inmovilizar a una Lanir que finalmente se veía obligada a reconocer su derrota.

Se trata del primer oro en más de dos años para Powell, más que acostumbrada a subirse al podio de menos de 78, donde se encuentra más que cómoda. En esta ocasión, era Sanda Corak, directora de Educación de la FIJ, la que colgaba a la británica su nueva medalla.

"Hoy ha sido muy especial, porque se trata de la última competición con mi entrenador, con el que he trabajado durante los últimos ocho años", decía tras su triunfo la británica. "Así que sí, terminar con una medalla de oro, con Darren Warner a mi lado, ha sido la guinda del pastel".

Jornada redonda para Países Bajos

En menos de 100 el protagonista fue el actual campeón de Europa, Michael Korrel, que demostró una vez más su gran estado de forma actual derrotando a rivales de categoría mundial en su camino hacia la fina, entre ellos el vigente campeón del mundo, el español Nikoloz Sherazadishvili.

En el último combate el neerlandés se encontraba con el explosivo Ilia Sulamanidze, con el que venía de perder en el último enfrentamiento entre ambos. Pero Korrel no estaba dispuesto a cometer dos veces el mismo error, y mediante un rápido juego de pies conseguía el decisivo waza-ari que le llevaba hasta el oro.

Skander Hachicha, director deportivo de la Federación Internacional de Judo, hizo los honores en el podio.

"Creo que conocer y ver a un luchador es una cosa, y otra tenerle en frente, sentir dónde está el peligro", decía Korrel sobre su rival. "Me sorprendió con un gran ataque en Tel Aviv, así que no existía posibilidad de que lo hiciera hoy de nuevo. Encontré la oportunidad y pude terminar de la manera correcta".

En más de 78, victoria táctica de la israelí Raz Hershko sobre la serbia Milica Zabic. Hershko recibía su medalla de manos del director de Arbitraje de la FIJ, Armen Bagdasarov.

El último combate del Grand Prix, la final de más de 100 kilos, enfrentaba al actual campeón europeo, el neerlandés Jur Spijkers, con el mongol Tsetsentsengel Odkhuu. Una rápida técnica de caída le valía a Países Bajos su segunda medalla de oro en la última jornada de judo en Zagreb.

Yasuhiro Yamashita, miembro del Comité Ejecutivo de la Federación Internacional de Judo y del Comité Olímpico Internacional, entregaba las preseas.

Croacia dice adiós a su Grand Prix con dos medallas, un oro y un bronce, y la sensación de haber hecho un buen trabajo, como demuestran algunos de los mejores ippones vistos a lo largo de los últimos tres días. Gracias y hasta la próxima, Zagreb.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente