Países africanos hablan de “vacuna Apartheid” y piden equidad para paliar la pandemia

·3 min de lectura

En la reunión anual de los líderes mundiales desarrollada por la Organización de las Naciones Unidas, los dirigentes de los Estados de África enfatizaron al unísono la necesidad de una distribución más pareja de las dosis contra el coronavirus y mostraron malestar por el acaparamiento de los países más ricos. “Es una acusación contra la humanidad que menos del 1% de las dosis de vacunas del mundo se hayan destinado a países de bajos ingresos”, manifestó el presidente de Sudáfrica.

El tema más frecuente dentro de la junta anual de líderes del mundo organizada por la ONU es el combate contra la pandemia y la urgencia de repartir las vacunas hacia los países en vías de desarrollo.

Ayer, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden anunció que duplicarán su donación a un billón de dosis a distribuir con los territorios más carenciados para apuntar a tener el 70% de la población mundial inmunizada a esta altura del 2022.

Sin embargo, hoy fueron los miembros de la comunidad africana quienes se encargaron de poner en evidencia las necesidades y urgencias para aplacar al coronavirus. "Sin una vacunación generalizada y otras medidas públicas y sociales, es probable que la cuarta ola del continente sea la peor, la más brutal hasta ahora", afirmó Benido Impouma, director del programa para África de la OMS.

Los discursos, con tonos de reclamo, fueron causados por la inequidad existente en la distribución de las vacunas. Algunos estados pidieron una relajación en los derechos de propiedad intelectual para aumentar la producción de inmunizantes.

La disparidad entre ricos y necesitados, el foco de las conferencias

Las naciones de África coincidieron en las dificultades para acceder a las vacunas, describiendo el duro panorama y pidiendo una intervención inmediata de los países con mayores ingresos. El presidente de Sudáfrica, Cyril Ramaphosa señaló como una “gran preocupación” que la comunidad mundial “no haya apoyado los principios de solidaridad y cooperación” para asegurar igualdad a la entrada de inoculantes, la “mayor defensa de la humanidad contra los estragos de la pandemia”.

“Es una acusación contra la humanidad que más del 82% de las dosis de vacunas del mundo hayan sido adquiridas por países ricos, mientras que menos del 1% se haya destinado a países de bajos ingresos”, afirmó.

Por su parte, el mandatario de Angola, João Lourenço trató de “impactantes” las irregularidades entre naciones por la disponibilidad de vacunas. “Estas disparidades permiten administrar terceras dosis, en algunos casos, mientras que, en otros casos, como en África, la gran mayoría de la población ni siquiera ha recibido la primera dosis”, aseguró.

El jefe de Estado de Chad, Mahamat Idriss Déby Itno realizó un enfoque diferente en su exposición y emparentó la desigualdad como un peligro para todo el mundo ya que el virus “no conoce continentes, fronteras, menos nacionales o estatus sociales” y que “la salvación de la humanidad” depende del acceso global a las dosis. “Los países y regiones que no estén vacunados serán una fuente de propagación y desarrollo de nuevas variantes del virus”, sintetizó.

La referencia más llamativa en la cumbre del día jueves llegó a través del máximo dirigente de Namibia, Hage Geingob, quien habló de “Vacuna Apartheid”: “Deseamos afirmar que salvar vidas solo puede tener éxito una vez que eliminemos el Apartheid de las vacunas”, aseveró.

Impouma manifestó durante la videoconferencia de prensa semanal que la cantidad de nuevos contagios de Covid-19 está lentamente disminuyendo en África. Son alrededor de 108 mil casos positivos, más de 3.000 vidas perdidas en la última semana y 16 países “en resurgimiento”. “Esta lucha está lejos de terminar”, afirmó.

Con AP y Reuters

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente