El avión 'huevo' que podría revolucionar el transporte aéreo mundial

·4 min de lectura

El Otto Celera 500L es un avión que no se parece a los demás. Parece una mezcla entre un supositorio, un zepelín y un balón de rugby. ¿Por qué es tan diferente a los demás aeroplanos? Por una buena razón: tiene una aerodinámica única.

La forma del Celera está diseñada para reducir drásticamente la resistencia al permitir que el aire fluya muy suavemente sobre la superficie del avión. Esto hace que el avión necesite menos potencia, lo que significa que consume menos combustible.

Otto Celera 500L
Otto Celera 500L

"Esto hace que tengamos una eficiencia de cuatro a cinco veces mayor que la de otros aviones turbohélice, y de siete a ocho veces mayor que la de los aviones a reacción", asegura William Otto Jr, director general de Otto Aviation, en declaraciones concedidas a CNN

En cifras, esto significa que los costes operativos superan a los de los aviones de negocios de tamaño similar. Según Otto Aviation, volar en el Celera costará 328 dólares por hora frente a 2.100 dólares que cuesta volar en un avión privado.

Todo ello con espacio suficiente para seis pasajeros, una velocidad de 460 millas por hora y una autonomía de 4.500 millas, comparable a la de un avión de pasajeros. ¿Es todo demasiado bueno para ser verdad?

El Celera 500L, que actualmente es un prototipo, es obra de William Otto Sr., un veterano de la industria aeroespacial cuyo trabajo abarca desde el programa de misiles Minuteman de Estados Unidos hasta el bombardero B-1. El proyecto comenzó como un experimento teórico: ¿Sería posible diseñar un avión de negocios mucho más barato que las opciones actuales?

Para inspirarse, Otto se fijó en los estudios que había realizado sobre los torpedos, cuando intentaba meter más de ellos en un submarino. Para ello, hizo que los motores que los propulsaban fueran mucho más pequeños, dando a los torpedos una forma más eficiente que requiriera menos energía. Esa forma fue dictada por un concepto conocido como "flujo laminar".

El flujo laminar se produce cuando un fluido -como el aire- fluye en capas paralelas, sin interrupciones; es lo contrario de la turbulencia, que se produce cuando el flujo es mixto o caótico. La forma de huevo del Celera 500L está diseñada para lograr un flujo laminar en la superficie del avión, lo que permite una penetración más suave a través del aire.

Otto Aviation afirma que el diseño ofrece una reducción del 59% de la resistencia aerodinámica en comparación con aviones de tamaño similar, lo que supone un enorme ahorro de combustible y emisiones.

¿Por qué no se diseñan así todos los aviones?

"Para mantener el flujo laminar hay que crear estructuras que no se flexionen, doblen o distorsionen la forma", dice Otto. "Nunca se podría hacer esto con el metal, los materiales compuestos son realmente la única manera.

Incluso las pequeñas imperfecciones temporales, como el hielo o los insectos aplastados, pueden perjudicar el flujo laminar, que es muy difícil de adaptar al tamaño de un avión de pasajeros". Otto añade que el combustible barato también podría haber influido en que los diseñadores lo rechazaran en favor de una ingeniería más sencilla.

Como el flujo laminar hace que el avión requiera menos potencia, el Celera 500L está equipado con un único motor diésel V12 en la parte trasera, diseñado por el fabricante alemán RED. "Era el motor de avión más eficiente que pudimos encontrar, para que se ajustara a la carrocería más eficiente desde el punto de vista aerodinámico", dice Otto.

En un futuro próximo, el motor diésel podría sustituirse por uno eléctrico o de hidrógeno, para que el avión no produzca emisiones. "Por ahora, hemos reducido las emisiones de carbono en un 80% con respecto a los aviones de la competencia; por pasajero, estamos mejor que las aerolíneas que cumplen los requisitos de emisiones para 2030-2050", añade Otto.

El Celera 500L voló por primera vez en 2018 y desde entonces ha completado unos 50 vuelos de prueba. Hasta ahora solo ha alcanzado una velocidad máxima de unas 251 millas por hora y una altitud de 17.000 pies, pero una versión más potente del motor, que se instalará pronto, permitirá velocidades más rápidas y altitudes más altas, más cercanas a los 40.000 pies.

Otto cree que el avión saldrá a la venta en 2025. Inicialmente, el avión se venderá a clientes privados - con un precio cercano a los 5 millones de dólares - pero hay planes para dos modelos más grandes que podrían acomodar hasta 19 y 40 pasajeros respectivamente, haciéndolos competitivos con los jets regionales. Otto afirma que se están manteniendo conversaciones con las principales compañías aéreas.

Sin embargo, el Celera tiene un largo camino por delante, que incluye años de vuelos de prueba y una certificación completa del avión. Y lo que es más importante, tiene que cumplir una serie de impresionantes promesas.

Más noticias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente