La OTAN trata de restañar las heridas provocadas por AUKUS

·1 min de lectura

Ha sido uno de los principales temas que Boris Johnson y Joe Biden han tratado durante una reunión bilateral en la Casa Blanca. El nuevo pacto de seguridad entre Australia, el Reino Unido y Estados Unidos, conocido como AUKUS, ha quebrado la alianza occidental produciendo desconfianza entre los socios de la OTAN.

La UE considera que la anulación del contrato por el que Francia iba a suministrar submarinos a Canberra demuestra que el bloque debe actuar con más independencia, aunque el secretario general de la organización transatlántica, Jens Stoltenberg, pide calma: "Entiendo perfectamente la decepción de Francia. Al mismo tiempo, los aliados de la OTAN están de acuerdo en el panorama general, en los desafíos más importantes, y es que tenemos que permanecer juntos en la OTAN, América del Norte y Europa juntos en la OTAN, para hacer frente a todos nuestros desafíos comunes, incluyendo un equilibrio cambiante de poder global."

La preocupación por la influencia de China en la región del Indo-Pacífico impulsó la formación de AUKUS, que ha permitido a Australia hacerse con la tecnología de los submarinos de propulsión nuclear británicos y estadounidenses, y ha provocado la cancelación de los acuerdos con Francia para la compra de sumergibles con motor diésel.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente