OTAN recibe a Blinken en busca de una decisión sobre retirada de Afganistán

Aldo GAMBOA
·3 min de lectura

El secretario estadounidense de Estado, Antony Blinken, inició este martes una serie de contactos con la OTAN y los cancilleres de la alianza militar para reconstruir los lazos y discutir la eventual retirada de las tropas aliadas en Afganistán.

"Todavía no hemos definido nuestra posición en Afganistán. Vengo a compartir algunos de nuestros pensamientos y consultar a los aliados", dijo Blinken, en una conferencia de prensa al llegar a la sede de la OTAN, en Bruselas.

El gobierno de Donald Trump había acordado con los talibanes que las tropas bajo comando de la OTAN se retirarían de Afganistán el 1 de mayo, pero la fecha se aproxima rápidamente y los aliados aún discuten qué ocurrirá.

El funcionario recordó que hay "un proceso de revisión en marcha" en Estados Unidos sobre como proceder en Afganistán.

"Hemos ido [a Afganistán] juntos, nos hemos adaptado juntos, y nos vamos a retirar juntos", dijo Blinken, quien recordó que el propio presidente estadounidense, Joe Biden, consideró la semana pasada que sería difícil cumplir con la fecha del 1 de mayo.

Cualquier decisión que Estados Unidos adopte, dijo, "será informada por el pensamiento de los aliados de la OTAN".

Los aliados, añadió, están comprometidos con la idea de poner sus tropas a salvo y con "asegurar que Afganistán nunca más sea un santuario para terroristas".

"Estamos hoy tan comprometidos con el primero de esos objetivos como con el segundo", advirtió.

De acuerdo con fuentes diplomáticas, la OTAN estaría dispuesta a extender su presencia en Afganistán más allá del 1 de mayo, pero espera que Washington aclare su posición.

Blinken lanzó un mensaje claro de aproximación de Washington con la OTAN, después de las evidentes tensiones vividas durante la gestión de Trump.

- Oportunidad de consultas -

Por su parte, el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, destacó la "excelente oportunidad" de los cancilleres de la alianza de poder "consultar sobre el camino a seguir en Afganistán".

"Precisamos consultar y coordinar y tomar decisiones juntos", dijo el funcionario, y la reunión que arranca este martes "es una parte muy importante de ese proceso".

Stoltenberg repitió la frase de Blinken sobre la ida y retirada juntos de Afganistán, pero al final de la frase añadió "cuando sea el momento correcto".

"También precisamos involucrar a todos los actores en esa región", apuntó.

La OTAN ha estado en Afganistán durante casi 20 años, pero ha reducido su presencia de 130.000 soldados de 36 países involucrados en operaciones de combate, a 9.600 en la actualidad, incluidos 2.500 estadounidenses y 1.600 alemanes, encargados de entrenar a las fuerzas afganas.

Afganistán es el primer punto de la agenda de la reunión de ministros de Relaciones Exteriores prevista para martes y miércoles.

Los cancilleres de la alianza militar tienen en agenda varios otros temas difíciles, en particular el comportamiento de Turquía, un aliado y miembro de la OTAN que ha realizado importantes compras militares a Rusia.

"Turquía complica las conversaciones sobre Rusia. Es un poco el elefante en la habitación", dijo un diplomático europeo.

En el primer debate abierto de la reunión, Blinken dijo que "no es un secreto que Turquía es un antiguo y valioso aliado y por eso tenemos fuerte interés en mantenerlo anclado a la OTAN".

No obstante, admitió que "tenemos diferencias con Turquía", en especial por las importantes compras de sistemas de armamento proveniente de Rusia.

Aparentemente tranquilizados por el deseo de Biden de poner fin a las decisiones unilaterales de Estados Unidos, los europeos esperan "previsibilidad, confiabilidad y consultas", dijo a AFP el diplomático europeo consultado.

Los aliados se han comprometido a dedicar el 2% de su PIB al gasto en defensa para 2024. Once países lograron este objetivo en 2020.

ahg/mis