OTAN avala el diálogo con Rusia, pero alerta sobre la posibilidad de un conflicto “real”

·4 min de lectura

Tras una reunión con los ministros de Exteriores de la OTAN, el secretario general de la alianza, Jens Stoltenberg, descartó varios de los pedidos rusos para desescalar la crisis entre dicho país y Ucrania. Entre ellos, afirmó que la OTAN no detendrá su expansión y ratificó el compromiso de respuesta coordinada de los firmantes en caso de una intervención militar. Los anuncios dan pistas del tono de la reunión con Rusia prevista para el próximo miércoles, la primera en más de dos años.

Unas declaraciones que se suman al tenso panorama de las relaciones entre Rusia y Ucrania. Luego de una reunión en la que participaron los ministros de Exteriores de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), el secretario general de la alianza, Jens Stoltenberg, afirmó que muchas de las demandas rusas para desescalar el conflicto con el país vecino eran inaceptables.

"No cederemos en los principios fundamentales, incluido el derecho de cada nación a decidir su propio camino, incluido el tipo de acuerdos de seguridad de los que quiere formar parte", dijo Stoltenberg.

El secretario hacía referencia a una serie de documentos que Rusia presentó a Estados Unidos y a la OTAN con varias propuestas sobre seguridad. En los que se encontraban la demanda de que la alianza no se extendiera hacia el este europeo.

Una demanda que la organización no puede respaldar porque estaría violando el artículo 10 del Tratado de Washington de 1949, que establece que puede invitar a cualquier país europeo dispuesto a contribuir con la seguridad en el área del Atlántico Norte.

Al mismo tiempo, Rusia pedía acabar con las pruebas militares cerca de sus fronteras. De cumplirse, respetaría los compromisos internacionales que ha firmado sobre la limitación de los juegos de guerra.

Unas propuestas que la OTAN no está dispuesta a aceptar. Pues también se niega a que Rusia tenga el poder de vetar qué países pueden hacer parte del acuerdo.

“No podemos terminar en una situación en la que tengamos miembros de la OTAN de segunda clase, donde la OTAN como alianza no pueda protegerlos”, sentenció Stoltenberg.

La respuesta preliminar a las demandas rusas se da poco tiempo antes de una reunión que sostendrá el Kremlin con Washington el lunes de la próxima semana. Seguida por el primer encuentro en más de dos años entre Rusia y la OTAN.

Un riesgo de conflicto "real"

Los diálogos que se dan en un momento en que Rusia ha concentrado un gran número de tropas en su frontera con Ucrania. Se trata de una decisión que ha preocupado a la OTAN, tal como lo manifestó su secretario general este viernes: "Todo esto envía un mensaje de que hay un riesgo para un nuevo conflicto armado en Europa".

Según la OTAN, Rusia continúa con decenas de miles de tropas y armamento pesado en dicha frontera, al mismo tiempo en que sigue manejando una “retórica amenazante".

Por lo que también advirtió que de haber una intervención militar en Ucrania, los 30 aliados de la organización estarían coordinados para defender dicho territorio.

Estados Unidos por su parte también se mostró dispuesto a dialogar. Pero según afirmó luego de la reunión el secretario de Estado, Antony Blinken, la alianza está preparada para responder "enérgicamente" a una posible agresión de Rusia.

Rusia niega las acusaciones y asegura estar dispuesta al diálogo

Putin ha negado tener planes de atacar a Ucrania. Sin embargo, ha recalcado en la necesidad de garantías legales sobre la expansión de la OTAN y su despliegue militar.

Además, se ha mostrado dispuesta a dialogar, al mismo tiempo en que ha pedido una respuesta a sus propuestas de seguridad este mes.

Sobre las conversaciones con Rusia, Stoltenberg dijo que se harán “de buena fe”, pero que debían estar preparados “para la posibilidad de que la diplomacia falle"

Aseguró, además que espera que "el inicio de un proceso en el que podamos comprometernos" con el Kremlin "en una serie de asuntos" como “el control de armas y la transparencia de las actividades militares".

¿Qué hay detrás del conflicto entre Ucrania y Rusia que enciende las alarmas de la OTAN?

Para la OTAN el discurso amenazador ruso revive viejos conflictos. En 2014, el Kremlin anexó la península de Crimea en Ucrania y apoyó su rebelión separatista. Unas tensiones que se han prolongado durante siete años de combates que han cobrado la vida de 14.000 personas.

De hecho, el Consejo OTAN-Rusia que se había creado hace más de dos décadas, cesó una cooperación entre ambas partes luego de la anexión de Crimea.

La OTAN no descartó imponer sanciones económicas a Rusia de llegar a invadir militarmente a Ucrania de carácter similar a las que usó en 2014.

Con Reuters, AP y EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente