Orban invita Merkel a conmemorar el "pícnic" precursor de la caída del Muro de Berlín

El primer ministro de Hungría, Viktor Orban, llega a una cumbre de líderes de la Unión Europea el 2 de julio de 2019 en Bruselas

El primer ministro húngaro, Viktor Orban, invitó a la canciller alemana, Angela Merkel, a celebrar juntos el 19 de agosto el 30º aniversario del "pícnic paneuropeo", que marcó un hito importante en la caída de la Cortina de Hierro, en 1989, anunció Budapest este miércoles.

El programa oficial prevé, en particular, una ceremonia ecuménica en la iglesia luterana de Sopron, no lejos de la localidad fronteriza de Sopronkohida, desde donde en tres horas unos 600 ciudadanos de la República Democrática Alemana (RDA) cruzaron hacia Austria en ocasión de aquel encuentro pacífico.

Con el declive de la influencia soviética como telón de fondo, el buró reformista del Partido Comunista húngaro había comenzado a partir del 2 de mayo de 1989 a desmantelar la Cortina de Hierro (o Telón de Acero), que separó a Europa entre los países del bloque del este y los del mundo occidental durante décadas.

Oficialmente estaba prohibido franquear los límites con Austria, pero los guardias de frontera húngaros no reaccionaron durante la reunión del 19 de agosto, organizada bajo forma de un "pícnic", que se convirtió en un símbolo precursor de la caída del Muro de Berlín concretada menos de tres meses después.

Organizado bajo la égida del Movimiento paneuropeo patrocinado por el hijo del exemperador austro-húngaro, Otón de Habsburgo, y del ministro de Estado húngaro, Imre Pozsgay, este pícnic representó el primer éxodo masivo desde la construcción del Muro de Berlín, comenzada en la madrugada del 13 de agosto de 1961.

Hungría abrió finalmente sus fronteras occidentales el 10 de septiembre de 1989, permitiendo a los alemanes del este cruzar libremente hacia Austria a partir del día siguiente.

En total, decenas de miles de refugiados, sobre todo alemanes del este huyeron a través de Hungría y Austria durante el verano y el otoño boreales de 1989.

El gobierno húngaro precisó que Orban y Merkel pronunciarían discursos en ocasión de la conmemoración. Sin embargo, la cancillería alemana aún no confirmó si la dirigente participará en ese encuentro.