Optimismo y buenas intenciones en la reunión en Bali entre Joe Biden y Xi Jinping

China y Estados Unidos reafirman su intención de entenderse. Los presidentes de uno y otro país, Xi Jinping y Joe Biden, se reunieron este lunes en Bali, sede de la nueva cumbre de líderes del G-20, con el objetivo de mostrar públicamente una posición más de apoyo mutuo que de enfrentamiento.

Ambos mandatarios se mostraron igualmente conscientes de la responsabilidad que sus respectivas potencias tienen hoy por hoy para con el mundo. Toca, en definitiva, limar asperezas.

"Me comprometo a mantener todas las líneas de comunicación abiertas entre usted y yo", decía Biden en su intervención, "de manera personal y también a través de nuestros Gobiernos, porque nuestros países tienen muchas oportunidades que tratar".

"El mundo se halla en una encrucijada. ¿A dónde vamos desde aquí?", decía por su parte el presidente de China. "Esta es una pregunta que no solo está en nuestra mente, si no en la de todos los países. El mundo espera que China y Estados Unidos manejen de forma adecuada su relación".

Joe Biden y Xi Jinping han mantenido numerosas conversaciones telefónicas o por videoconferencia desde que el primero fuera elegido presidente en 2021. La de este lunes, la primera cara a cara, no deja de ser la más significativa de todas, en pleno conflicto en Ucrania y con la crisis del estrecho de Taiwán aún latente.

La cumbre de los líderes del G20 tendrá lugar este martes y miércoles en la isla indonesia, con el presidente de Rusia Vladímir Putin como ausencia más significativa.