Oposición venezolana ratifica la continuidad de Juan Guaidó como presidente interino

·3 min de lectura

Juan Guaidó, el líder de parte de la oposición venezolana y quien se autoproclamó en 2019 presidente interino de Venezuela en un intento de derrocar al presidente Nicolás Maduro, fue confirmado en este cargo por un año más por parte de la Asamblea Nacional mientras las grietas en la oposición se hacen inocultables.

Juan Guaidó y parte de la oposición venezolana siguen aferrándose a la figura de la presidencia interina. Este martes 4 de enero, la oposición aprobó la continuidad por 12 meses más del mandato de Guaidó, que se autoproclamó jefe máximo del país en 2019 en medio de una crisis política.

“En primer lugar, se extiende la Asamblea Nacional por un año más, por 12 meses, a partir del día 5 de enero de este año 2022 (…) Se suprime el centro de Gobierno y otras instancias gubernamentales, el presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, actúa como presidente encargado de la República a los efectos de la defensa de la democracia y a los efectos de la protección de los activos de Venezuela alrededor del mundo”, pronunció Juan Pablo Guanipa, vicepresidente de la Asamblea Nacional de Venezuela.

Fue la denominada plataforma unitaria de la oposición venezolana la que acordó respaldar la prórroga, hasta el 31 de diciembre de 2022, a la “presidencia encargada (interina)” del exdiputado Guaidó.

Una oposición fragmentada que se disputa el poder en Venezuela

En un intento de derrocar al presidente Nicolás Maduro, el opositor Juan Guaidó se autoproclamó presidente encargado en enero de 2019, cuando también lideraba la Asamblea Nacional (AN). En ese entonces, el órgano contaba con una amplia mayoría opositora.

La comunidad internacional apoyó a Guaidó, al no reconocer la reelección en 2018 de Nicolás Maduro, tras una votación boicoteada y calificada de “fraudulenta” por la oposición.

El exdiputado se proclamó mandatario del país bajo el amparo de una particular lectura de la Constitución que le permitía serlo por 30 días, con la premisa, entre otras, de convocar unas elecciones presidenciales que nunca llegaron.

Para las elecciones legislativas de 2020, Guaidó no se presentó, por lo que perdió la presidencia de la AN. En consecuencia, el Parlamento se renovó el 5 de enero de 2021, con un 92% de los asientos ocupados por los oficialistas y el resto, por opositores disidentes del bloque de Guaidó.

Pero antes, en 2017, la AN ya había sido despojada de su poder con la elección de una Asamblea Constituyente favorable al poder de Maduro.

Con dos poderes paralelos, Guaidó nombró una comisión delegada, una instancia contemplada en la Constitución para operar solo durante los períodos vacacionales de los diputados y que está conformada por menos del 10% del pleno, integrada por miembros de la anterior AN.

En esa comisión, Guaidó recibió el respaldo para extender su cargo un año más, al margen del reconocimiento legal.

Si Guaidó sigue teniendo una cierta relevancia es gracias, en particular, a la comunidad internacional, pues el Gobierno interino controla los activos y bienes venezolanos en el exterior, aunque Guaidó no tiene poder efectivo en su país.

Con AFP y EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente