Oposición nicaragüense demanda "mayor presión" internacional contra Ortega

·3 min de lectura

Managua, 7 jun (EFE).- La Coalición Nacional, que se ha presentado como uno de los dos principales bloques opositores de Nicaragua, demandó este lunes a la comunidad internacional "acciones de mayor presión" contra el Gobierno del presidente Daniel Ortega que, a juicio de ese grupo, pretende ejecutar "una farsa electoral" en los comicios de noviembre, en los que el líder sandinista busca una nueva reelección.

"Hemos demandado y demandamos de la comunidad internacional en su conjunto, acciones de mayor presión al orteguismo, que le obliguen a crear condiciones electorales propicias para que los nicaragüenses expresemos pacíficamente nuestra voluntad de cambio", dijo en rueda de prensa uno de los aspirantes a la Presidencia por esa coalición Félix Maradiaga.

Maradiaga, un académico que fue citado por el Ministerio Público para este martes por una causa no especificada, dijo que también han demandado "a la OEA un posicionamiento firme que continúe con la aplicación de la Carta Democrática al régimen de Daniel Ortega, que ha alterado el orden constitucional y hace al país entero víctima de la barbarie jurídica y política que practica".

LLAMAN A MOVILIZACIÓN

El político, que estuvo exiliado en el marco de la crisis social, política y de derechos humanos que vive Nicaragua desde abril de 2018, en nombre de la Coalición Nacional, también llamó "a todos los nicaragüenses demócratas, a movilizarnos nacional e internacionalmente, bajo la bandera azul y blanco para lograr la liberación inmediata" de los también aspirantes presidenciales por la oposición Cristiana Chamorro y Arturo Cruz, así como "de todos los presos y presas políticas".

También para demandar "el cese de todo tipo de inhibición, exigir elecciones libres con observación nacional e internacional" y para "desconocer cualquier farsa electoral que el orteguismo pretenda imponer".

Chamorro, hija de la exmandataria Violeta Barrios de Chamorro (1990-1997), que derrotó a Ortega en los comicios de 1990, permanece recluida en su residencia desde hace seis días, en una exclusiva zona al sur de Managua, después de que una jueza ordenara su detención y el allanamiento de la vivienda.

La Fiscalía acusó a la periodista, de 67 años, exdirectora de la clausurada ONG Fundación Violeta Barrios de Chamorro para la Reconciliación y la Democracia, y la figura de la oposición con mayor probabilidad de ganar las presidenciales de noviembre, por los delitos de gestión abusiva, falsedad ideológica, ambos en concurso real con lavado de dinero, bienes y activos.

En tanto Cruz, que fue embajador en Estados Unidos del Gobierno de Ortega entre 2007 y 2009, fue arrestado el sábado pasado en el Aeropuerto Internacional Augusto C. Sandino, cuando regresaba de una gira por Estados Unidos, según informó el Ministerio Público.

Cruz, precandidato presidencial por la opositora Alianza Ciudadanos por la Libertad, "está siendo investigado por la Policía Nacional por contar con fuertes indicios de que ha atentado contra la sociedad nicaragüense y los derechos del pueblo", de acuerdo con la Fiscalía.

MARADIAGA: MOMENTO DEFINITORIO

Para Maradiaga, el país "vive momentos dramáticos y definitorios", por lo que, según dijo, "es una responsabilidad política histórica de todas las fuerzas democráticas, asumir una actitud patriótica unitaria y liberar a Nicaragua de la tragedia en la que nos ha sumergido el orteguismo".

El sandinista Ortega, quien retornó al poder en 2007 y gobierna desde 2017 junto a su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo, aspira por octava vez a la Presidencia en los comicios del 7 de noviembre.

Los opositores, que se encuentran fragmentados, buscan cómo derrotar a los sandinistas, dirigidos por Ortega, de 75 años, los 14 últimos en su segunda etapa como presidente de Nicaragua, tras coordinar una Junta de Gobierno de 1979 a 1985 y presidir por primera vez el país de 1985 a 1990.

(c) Agencia EFE