La oposición armenia se moviliza contra el acuerdo en Nagorno Karabaj

Hervé BAR
·3 min de lectura

La oposición armenia se movilizó este miércoles contra el primer ministro Nikol Pashinyan, al que acusa de traición por la firma del cese de hostilidades en Nagorno Karabaj, en el que aceptó la devolución de vastos territorios a Azerbaiyán.

Entre 2.000 y 3.000 manifestantes, simpatizantes de la oposición, se reunieron hacia el mediodía en Ereván, según un corresponsal de la AFP.

Varios de ellos, incluyendo a figuras políticas como el jefe del partido Armenia Próspera, fueron detenidos al comienzo de la protesta aunque luego la policía dejó que los concentrados se manifestaran.

"No podrán detener a todo el país", gritó por megáfono el diputado del partido Armenia Próspera Arman Abovian, en tanto que la muchedumbre clamaba lemas contra el primer ministro Pashinyan, al que acusan de haberse rendido.

"Son cómplices de los turcos, no les apoyen", lanzó Arthur Vanetsian, un exdirigente de los servicios de inteligencia, en alusión al enemigo ancestral y aliado de Azerabaiyán.

Después de dos horas de discursos y hostigamientos, los manifestantes finalmente tomaron la dirección de la sede del gobierno y luego del parlamento. La policía detuvo a 135 personas antes de ponerlas en libertad más tarde, según un portavoz interrogado por la AFP.

Por el contrario, la noticia desencadenó escenas de alegría en Azerbaiyán, y el presidente Ilham Aliyev se regocijó por la "capitulación" armenia.

El miércoles, Aliyev afirmó ante los militares que su país había obtenido una "victoria brillante" y estimó que Pashinyan había sido "suficientemente humillado" y "castigado por sus actos innobles".

También dijo que quiere una "compensación" de Armenia por las destrucciones "materiales y morales" de esa guerra.

- Despliegue de soldados rusos -

En paralelo, los primeros soldados de las fuerzas de paz rusas fueron desplegados en la zona del conflicto, en las inmediaciones del área que todavía sigue bajo control armenio en Azerbaiyán, tras seis semanas de mortíferos combates, los más graves desde la guerra de los años 1990.

El acuerdo firmado el martes consolida importantes victorias militares de Azerbaiyán en la región montañosa, tras combates que dejaron unos 1.500 muertos.

El primer ministro armenio Pashinyan sostuvo que el alto el fuego era la única forma de preservar la supervivencia de la república autoproclamada de Nagorno Karabaj, si bien esta quedó disminuida y debilitada.

"Conservamos lo que no habríamos podido conservar" si hubieran continuado los combates, afirmó Pashinyan en un video publicado en Facebook.

El acuerdo prevé que Bakú retome el control de siete distritos azerbaiyanos aledaños a Nagorno Karabaj y el despliegue de las fuerzas de paz rusas.

Además, Azerbaiyán también conquistó algunos territorios del norte y el sur de la república secesionista.

Las tierras que quedan bajo control separatista estarán conectadas con Armenia por el corredor de Lachin, de 5 km, que se convirtió así en su única vía de abastecimiento, donde los primeros soldados rusos fueron desplegados este miércoles.

Según indicó en un comunicado el general ruso Serguéi Rudski, ya llegaron alrededor de 400 de los 1.960 soldados de las fuerzas de paz que serán desplegadas en los próximos días.

A pesar de este revés histórico, el líder del enclave separatista, Arayk Harutyunyan, pidió a sus conciudadanos a volver a la región. "Vuelvan. No vivirán en ningún otro lugar mejor que en Artsaj", dijo, utilizando el nombre armenio de Nagorno Karabaj.

Con el acuerdo, que no prevé ninguna solución favorable para el conflicto, el presidente ruso Vladimir Putin consolidó su posición en el Cáucaso Sur, así como Turquía, un importante aliado de Bakú, que está llamada a jugar un papel de vigilante de la aplicación del alto el fuego.

En Nueva York, el Consejo de Seguridad de la ONU mantuvo una reunión informal sobre este acuerdo, a petición de Rusia, que quiso presentar los detalles del pacto.

hba-rco/alf/pz/jvb/mar-mab/jz