Oportunista para unos, pragmática para otros: la larga marcha de Truss hacia Downing Street

·1 min de lectura
Oportunista para unos, pragmática para otros: la larga marcha de Truss hacia Downing Street

Siempre caminó con paso decidido hacia el poder diciendo lo que a los demás les gusta escuchar, mantienen los críticos de Liz Truss.

La nueva Primera Ministra británica estudió Filosofía, Política y Economía en la Universidad de Oxford, donde fue Presidenta de la Sección Universitaria del Partido Liberal Demócrata. En aquella lejana época apoyó la legalización del cánnabis e incluso la abolición de la Familia Real.

Tras licenciarse, se afilió al Partido Conservador, a pesar de haber sido criada en una familia políticamente cercana al laborismo.

En 2006 fue elegida concejala de Greenwich, antes de convertirse en diputada por la circunscripción de South West Norfolk en 2010.

Con David Cameron, Theresa May y Boris Johnson - sus tres antecesores en el número 10 de Downing Street- fue sucesivamente Secretaria de Estado de Medioambiente, Secretaria de Estado de Justicia, Secretaria Jefa del Tesoro, Secretaria de Estado de Comercio Internacional, Ministra de la Mujer e Igualdad de Género y, desde 2021, Ministra de Asuntos Exteriores, la Mancomunidad y Desarrollo.

Liz Truss era, hasta su acceso al puesto de Primera Ministra, la integrante más veterana del gobierno británico.

Truss hizo campaña contra el Brexit, pero después se ha transformado en una vehemente defensora de la salida del Reino Unido de la Unión Europea.

Sus críticos mantienen que se arriesgó, y se sigue arriesgando, a una guerra comercial con el bloque comunitario por su insistencia en renegociar parte del Protocolo de Irlanda del Norte negociado durante el Brexit.

Sus defensores mantienen por su parte que su enfoque pragmático y creativo ayudó a desbloquear numerosas crisis diplomáticas y a firmar significativos tratados comerciales de la era post-Brexit, incluidos con Australia, Nueva Zelanda y Japón.