Cabreo en redes con los detalles de la Operación Bicho, el plan fallido de Ayuso en Madrid para salvar a los ancianos

TresB
·6 min de lectura

Una vez dejado atrás el estado de alarma, España empieza su nueva normalidad. Sin embargo, la gestión de la crisis del coronavirus, que ha convertido al país en uno de los más afectados del mundo por la pandemia, todavía está bajo escrutinio. No solo la del Gobierno, sino también la de las comunidades autónomas.

En los últimos días ha habido mucha polémica con la Comunidad de Madrid tras desvelarse que no se aceptaron hospitalizaciones de ancianos en centros sanitarios. Ahora, una exclusiva de El País, pone un poco más de luz sobre la manera en la que Ayuso y su Gobierno afrontaron el problema de las residencias.

Isabel Díaz Ayuso en la Asamblea de Madrid. (Photo by Oscar Gonzalez/NurPhoto via Getty Images)
Isabel Díaz Ayuso en la Asamblea de Madrid. (Photo by Oscar Gonzalez/NurPhoto via Getty Images)

El medio revela que el Ejecutivo regional decidió encerrar a los residentes mayores y encomendar su salud a Encarnación Burgueño, hija de Antonio Burgueño, “el privatizador de la sanidad madrileña”. El operativo, que estuvo vigente 12 días y terminó suprimiéndose por ser “caótico”, recibió el nombre de Operación Bicho.

El País desvela que más de 3.000 ancianos murieron en residencias mientras duró la fallida medicalización de estas, ya que Burgueño no disponía de médicos, ambulancias ni conocimientos de gestión sanitaria y solo recurrió a una compañía de ambulancias privadas, que solo fue capaz en estas casi dos semanas de visitar casi 200 residencias frente a las 475 que hay en Madrid.

Estas revelaciones han provocado mucha repercusión en las redes sociales y han proliferado las críticas. Ha habido varios usuarios que han manifestado que esta gestión podría suponer penas de cárcel para los responsables.

También ha habido mucha indignación con Encarnación Burgueño y los internautas se han mostrado escandalizados con su manera de proceder. Mucha controversia en particular ha provocado que durante la pandemia la mayor preocupación de esta mujer era la posibilidad de una buena promoción laboral, tal y como recoge El País.

Más historias que te pueden interesar: