Operación “Puente de Londres”: funeral de Isabel II estaba previsto muchos años antes de su muerte

·5 min de lectura
© Reuters - Toby Melville

En 2017, el diario británico ‘The Guardian’ reveló el protocolo elaborado por la Corona en caso de muerte de la reina Isabel II. Nombrado "London Bridge", prevé una serie de anuncios y homenajes, y detalla el desarrollo de los funerales y las ceremonias que se extenderán durante diez días.

El Reino Unido contenía la respiración el jueves 8 de septiembre cuando los médicos declararon que el estado de la reina Isabel II era "preocupante" y gran parte de la familia real se reunió para visitarla en el Palacio de Balmoral, en Escocia, donde finalmente se reportó su fallecimiento .

La muerte de la soberana era un tabú en Reino Unido: pensar en ello era una "blasfemia" para algunos británicos. Sin embargo, el protocolo que seguirá a la muerte ha sido preparado durante mucho tiempo para no dejar nada al azar.

En 2017, ‘The Guardian’ había detallado este protocolo en un artículo. Un artículo que ‘Político’ completó en 2021, basado en documentos que debían permanecer en secreto. Su revelación habría provocado la ira de la familia real.

El protocolo en cuestión lleva el nombre de un puente, como los de todos los funerales reales. El funeral del Príncipe Felipe, Duque de Edimburgo, se denominó "Operación Forth Bridge". La de Isabel II es ampliamente conocida como "Operación Puente de Londres".

El anuncio de la muerte

El equipo médico de la monarca supervisará sus últimos detalles, filtrando el acceso a las cámaras y la información que se haga pública.

Tras su fallecimiento, su secretario privado se encargó de dar la noticia a la primera ministra a través de una línea segura. La triste noticia se transmitió entonces, según el protocolo, a las naciones de la Commonwealth, de la que la Isabel II era también jefa de Estado. Los ministros y altos funcionarios fueron notificados por correo electrónico.

La página de inicio del sitio web de la familia real fue sustituida por una página negra con un breve comunicado confirmando el fallecimiento. Todos los sitios web del Gobierno del Reino Unido pusieron un cartel negro. Desde el anuncio, los funcionarios llevarán un brazalete negro, cuyo tamaño se ha fijado incluso, como detalle británico.

Las banderas también ondearon a media asta en los diez minutos siguientes al anuncio del fallecimiento. Su hijo Carlos III, nuevo rey, expresó la gran tristeza de la familia por la pérdida de su madre: “La muerte de mi amada madre es un momento de mayor tristeza para mí y mi familia”, se lamentó. Las dos cámaras del Parlamento también cerraron sus sesiones. Los miembros del Gobierno guardaron silencio hasta que la titular del Gobierno, Liz Truss, habló desde el 10 de Downing Street, su sede y residencia.

El día después de la muerte: Carlos III será proclamado rey

Sin embargo, la muerte de un soberano supone el ascenso de otro al trono. El viernes se izarán las banderas y un "Consejo de Adhesión" se reunirá en el Palacio de San Jaime para proclamar a Carlos como rey. Se espera que la proclamación tenga lugar al filo de las 11 de la mañana hora local. Esto no debe confundirse con su coronación, que no tendrá lugar hasta unos meses después. A continuación, un genealogista lo bautizará oficialmente con el nombre que eligió, Carlos III.

Al mismo tiempo, mañana se proclamará el nuevo orden de sucesión: el príncipe Guillermo será el primero en el orden de sucesión y heredará el título de Príncipe de Gales, mientras que su hijo, Jorge, será el segundo.

Camilla Shand, hasta ahora duquesa de Cornualles, segunda esposa de Carlos, será presumiblemente la reina consorte. Debido a la hostilidad de una parte de la opinión pública británica, la oficina del Príncipe de Gales había declarado en 2005 que Camilla sólo sería nombrada "princesa consorte" si su marido accedía al trono. Sin embargo, la reina Isabel II declaró públicamente en su Jubileo de Diamante de 2022 su deseo de que se convierta en "reina consorte".

Independientemente del anuncio de Carlos III, el nuevo monarca se reunirá con la premier por la tarde, antes de asistir a los servicios conmemorativos en todo el país, incluyendo Edimburgo, Belfast y Cardiff.

Repatriación del cuerpo

Se preveían diferentes escenarios en función del lugar de fallecimiento de Isabel II para la repatriación del cuerpo. Entre las posibilidades, había un escenario temido y que lamentablemente sucedió: la muerte en Balmoral, su residencia en Escocia, donde la la soberana solía pasar tres meses al año.

Al expirar en Balmoral, se llevará a cabo la “Operación Unicornio”. El plan es que su cuerpo sea velado en su palacio menor, Holyroodhouse, en Edimburgo. A continuación, el cuerpo se dirigirá a la catedral de Saint Giles para una misa, antes de ser trasladado en el tren real.

A continuación, el tren llevará el cuerpo de vuelta a Londres, donde será trasladado al Salón del Trono del Palacio de Buckingham. Sin embargo, el transporte preocupa mucho a los funcionarios por la probable presencia de grandes multitudes que recibirán el convoy a lo largo del trayecto.

La transferencia a Westminster y el tributo público

Según 'Político', en el quinto día de honores, el féretro será trasladado de Buckingham al Palacio de Westminster. Este será el primer desfile militar de la “Operación Puente de Londres". A partir de la sexta a la octava jornada, el público podrá acudir a presentar sus respetos, 23 horas al día. Se espera que asistan medio millón de personas y se ha previsto un sistema de franjas horarias para evitar las colas.

El funeral de la Reina

El funeral se celebrará diez días después de la muerte de la soberana. El Big Ben hará sonar la campana a las 9 de la mañana, y a continuación una procesión conducirá el féretro desde el Palacio de Westminster hasta la Abadía de Westminster, a la que llegará a las 11 de la mañana.

‘The Guardian’ describe a continuación un país congelado: las estaciones dejarán de anunciarse, los autobuses se detendrán al borde de la carretera. A mediodía, se guardarán no uno, sino dos minutos de silencio en todo el país. Este jueves será declarado día de luto nacional, pero no será festivo.

Isabel II será enterrada en la Capilla de San Jorge, en Windsor, junto al Príncipe Felipe, su marido fallecido en abril de 2021.