La ONU, Turquía y Ucrania siguen adelante con la exportación de grano pese a la retirada de Rusia

Salvar el acuerdo del grano es la prioridad de occidente desde la ruptura de Rusia. La ONU, Turquía y Ucrania aseguran que pretenden continuar con el pacto para la exportación de cereales ucranianos por el Mar Negro a pesar de que Rusia haya suspendido su participación. 16 barcos transitarán por la región este lunes como estaba previsto.

Recep Tayyip Erdoğan dice estar decidido a que el acuerdo funcione:

"Con el mecanismo conjunto que establecimos en Estambul, hemos proporcionado una relativa reducción de la crisis alimentaria, al ofrecer 9,3 millones de toneladas de trigo ucraniano al servicio del Mundo. Turquía continuará sus esfuerzos para encontrar una solución a la crisis alimentaria mundial, como lo ha hecho hasta ahora, aunque Rusia tiene dudas sobre el acuerdo de cereales, ya que no se proporcionan las mismas facilidades para ella", ha dicho el presidente turco.

Moscú puso en pausa su participación en el acuerdo por los ataques a sus buques de guerra en Sebastapol.

El presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski ha acusado a Rusia de "chantaje". "Hasta ahora, los hechos indican que los dirigentes rusos están más interesados en agravar la crisis alimentaria que en aplicar los documentos firmados. Y esto, por cierto, es la respuesta a todos los que hablan de negociaciones con Rusia".

El acuerdo respaldado por Naciones Unidas, con la mediación de Turquía, permite la exportación de cereales y aceites de semillas desde Ucrania y de fertilizantes y alimentos desde Rusia. Contribuye a aliviar la crisis alimentaria mundial, agravada por la guerra, que está sufriendo especialmente África.