ONU: la tregua en la guerra de Yemen se prolonga por otros dos meses

·6 min de lectura

El Gobierno reconocido internacionalmente de Yemen y los rebeldes hutíes llegaron a un acuerdo este jueves para extender por otros dos meses el cese de hostilidades. Esta renovación llega a pocas horas del fin de la tregua en vigor desde abril. Ambas partes aceptaron la propuesta del enviado especial de la ONU.

Un nuevo alivio para la población de Yemen en ocho años de guerra que ha dejado más de 150.000 muertos. El enviado de la ONU para este país, Hans Grundberg, anunció que el Gobierno de Saná y los militantes chiitas hutíes aceptaron positivamente la propuesta de la Organización de prolongar el acuerdo vigente de tregua en la guerra de Yemen por dos meses más.

Aunque el pacto se da pese a los desacuerdos constantes, "el acuerdo renovado entrará en vigor cuando expire hoy el acuerdo actual, que corresponde al 2 de junio de 2022 a las 19:00 horas de Yemen", explicó Grundberg en un comunicado de prensa. El cese de hostilidades agregó, se prolonga "bajo los mismos términos que el acuerdo original".

Las negociaciones para extender la tregua entre las partes beligerantes se venían dando en los últimos días y han sido calificados de “exitosos” por la ONU y otros organismos. La tregua que se vencía hoy y que fue prolongada, es la primera a nivel estatal en los últimos seis años de conflicto en la nación más empobrecida del mundo árabe.

Este cese de hostilidades, que comenzó el dos de abril, justo cuando inició el mes sagrado del ramadán, ha representado para Grundberg un cambio significativo en la trayectoria de la guerra y atribuyó este accionar a una “decisión responsable y valiente” de las partes.

Por su parte, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, celebró la renovación de la tregua y destacó que poner fin a la guerra en Yemen ha sido una prioridad de su administración.

"Insto a todas las partes a que avancen rápidamente hacia un proceso de paz amplio e inclusivo. Nuestra diplomacia no descansará hasta que haya un acuerdo permanente", dijo Biden antes de elogiar a Arabia Saudita por “su liderazgo valiente” en su papel por extender el alto el fuego propuesto por la ONU.

Los logros de la tregua

En el balance que entrega Grundberg este jueves está desde la reducción significativa de víctimas civiles hasta la entrega de combustible al puerto de Al Hodeida, bajo control hutí. También se registra un aumento en los vuelos comerciales desde el Aeropuerto Internacional de Saná, la capital -bajo control de los insurgentes-, “después de casi seis años de cierre”, subrayó el enviado especial de la ONU.

Pero no solo los esfuerzos por el cese de hostilidades han sido de la ONU. Cerca de 30 ONG internacionales han estado pidiendo a las partes prolongar el alto el fuego y han señalado que, durante el primer mes de tregua, los muertos y heridos se redujeron "en más del 50%".

Uno de los frenos que ha tenido la renovación de la tregua ha sido el bloqueo por parte de los hutíes de varias provincias custodiadas por el Gobierno, como Taiz, en el oeste del país, asediada por los rebeldes desde 2015 y uno de los puntos más disputados en esta guerra.

De hecho, en los puntos recogidos en el acuerdo de la tregua, está el desbloqueo de las principales arterías del país y pasos fronterizos de esta región. Aunque las partes se han acusado en varias ocasiones de violar el acuerdo.

Respecto a Taiz, Grundberg señaló avances y dijo que “para que la tregua alcance su máximo potencial será necesario dar más pasos, particularmente en materia de apertura de carreteras y operaciones de vuelos comerciales".

Las reclamaciones de los rebeldes hutíes

Para la ONU, las principales demandas de los rebeldes, apoyados por Irán, sí se han cumplido. De un lado, se lee en el comunicado que “el levantamiento por parte de una alianza internacional militar encabezada por Arabia Saudita en apoyo al Gobierno de los bloqueos impuestos a los puertos marítimos controlados por los hutíes” y, por otro lado, “al Aeropuerto Internacional de Saná”, controlado también por los hutíes zaiditas desde 2014.

Con el levantamiento de los bloqueos se permitió la entrada de petroleros para paliar la escasez de carburante en las zonas hutíes y el reinicio de los vuelos desde Saná hacía Amán y El Cairo. Piden, además, que el Gobierno deposite los sueldos a los funcionarios de los territorios controlados por ellos.

Aunque no es el primer acuerdo de alto el fuego que se anuncia en estos ochos años de guerra, el Consejo de Cooperación del Golfo, aplaudió la extensión de esta tregua y confió en que esta seguirá “creando la atmósfera para que las partes inicien el proceso político y alcancen una paz integral”.

En este consejo está Arabia Saudita, que lidera la coalición militar que intervino en el país desde 2015 en apoyo al asediado Gobierno.

Denuncian a fabricantes de armas por su papel en la guerra de Yemen

Y cuando se conoce la prolongación de esta tregua, cuatro ONG presentaron este jueves 2 de junio una denuncia contra tres fabricantes de armamento franceses por su “supuesta complicidad en crímenes de guerra y contra la humanidad” al estar “exportando material y servicios” a Yemen.

Las demandadas son las empresas Dassault Aviation, que fabrica aviones de combate; Thalès, que desarrolla electrónica aeroespacial y MBDA France, fabricante de misiles.

Las ONG que interpusieron la demanda ante el Tribunal Judicial de París son Amnistía Internacional France, Sherpa, el Centro Europeo para los Derechos Constitucionales y Humanos (ECCHR) y Mwatana for Human Rights.

Estas organizaciones afirmaron en una rueda de prensa que recoge la agencia EFE, que “estas empresas han suministrado supuestamente material de guerra, municiones y servicios de mantenimiento, por valor de más de 8.000 millones de euros entre 2015 y 2020, a Arabia Saudita y Emiratos Árabes Unidos (aliados del Gobierno de Yemen en su conflicto civil contra los hutíes)”.

Y que son, según los denunciantes, dos de los principales clientes de la industria de armas de Francia. "Las armas producidas y exportadas por países europeos, y en particular por Francia, pueden haber permitido estos crímenes", afirmó Abdulrasheed Alfaqih, director de la organización yemení Mwatana for Human Rights.

La guerra en Yemen comenzó en 2014 cuando los hutíes descendieron de su enclave norte y se apoderaron de Saná, obligando al Gobierno a huir al exilio a Arabia Saudita, país que lideró la coalición para entrar en la guerra en 2015.

Este conflicto ha dejado a más del 80% de su población en la miseria, lo que constituye una de las mayores crisis humanitarias del mundo, llevando a millones de yemeníes al borde de la hambruna, según Naciones Unidas.

Con AP y EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente