La ONU pide agilizar la salida del mar Negro de buques con cereal ucraniano

Naciones Unidas, 18 ene (EFE).- La ONU llamó este miércoles a todas las partes del llamado Acuerdo del Mar Negro a agilizar el movimiento de buques cargados con cereal ucraniano, que se ha ralentizado recientemente y mantiene a más de un centenar de barcos esperando en aguas de Turquía.

La organización, que selló ese pacto en agosto de 2022 con Turquía, Ucrania y Rusia, no responsabilizó en concreto a ninguna de las partes de los retrasos, sino que pidió a todas "trabajar para eliminar obstáculos" y mejorar la eficiencia de la operación.

La semana pasada, la embajadora estadounidense ante la ONU, Linda Thomas-Greenfield, acusó a Moscú de estar ralentizando de forma deliberada las inspecciones de los cargueros durante una intervención ante el Consejo de Seguridad.

El Acuerdo del Mar Negro establece que los barcos deben ser inspeccionados en aguas turcas cuando se dirigen a Ucrania y cuando salen cargados de cereales y otros productos alimentarios.

En las últimas dos semanas, explicó Naciones Unidas en un comunicado, los buques han tenido que esperar una media de 21 días para las inspecciones que llevan a cabo equipos conjuntos formados por expertos de Rusia, Ucrania, Turquía y la propia ONU.

Según la organización, actualmente hay en aguas territoriales turcas más de 100 barcos relacionados con este acuerdo; de ellos, 32 a la espera de ser inspeccionados y el resto pendientes de permisos para participar en este mecanismo.

Desde que se puso en marcha la iniciativa, el pasado agosto, han salido de Ucrania 17,8 millones de toneladas de cereales y otros alimentos, cuyas ventas habían estado paralizadas durante meses por la invasión rusa y el bloqueo naval que impuso en el mar Negro.

Según los datos de la ONU, hasta ahora el principal receptor de las exportaciones es China, seguida de España y Turquía.

Naciones Unidas impulsó el Acuerdo del Mar Negro ante el temor de que la situación en el mercado -Ucrania y Rusia son dos grandes exportadores de cereal- pudiese disparar el hambre en algunos países, sobre todo de África y Oriente Medio.

Rusia ha denunciado repetidamente que solo una parte de las exportaciones está beneficiando a esas naciones y que, en su lugar, las ventas se dirigen sobre todo a países desarrollados, mientras que la ONU ha defendido el impacto positivo del acuerdo en todo el mundo.

(c) Agencia EFE