La ONU pide adaptar la respuesta legal al fenómeno de los yihadistas retornados

La directora ejecutiva del Comité contra el Terrorismo de la ONU, Michèle Coninsx. EFE/Archivo

Bruselas, 7 dic (EFE).- La directora ejecutiva del Comité contra el Terrorismo de la ONU, Michèle Coninsx, llamó hoy a los Estados a adaptar sus respuestas legales al fenómeno de los yihadistas extranjeros que regresan de Siria e Irak a sus países de origen, una nueva amenaza que requiere una respuesta apropiada y global.

"Hay que ajustarse al fenómeno como (un sastre que hace) un traje a medida", explicó Coninsx, quien pidió una "respuesta global" para un fenómeno que las Naciones Unidas consideran que no puede atajarse en solitario.

La experta antiterrorista belga, de paso en Bruselas para reunirse con responsables en seguridad de las instituciones europeas y de compañías digitales, subrayó que el Comité contra el Terrorismo de la ONU, creado en 2011, ofrece asesoramiento a los Estados para hacer frente al "ciclo vital de los combatientes extranjeros".

En la reunión que el Comité celebró en Madrid en 2015, recordó, el gran problema con el que se lidiaba era el flujo de yihadistas extranjeros hacia Siria e Irak.

Pero con el grupo terrorista autodenominado Estado Islámico (EI) militar y territorialmente reducido a partir de 2015, las necesidades actuales pasan por tratar el peligro que representan los terroristas que abandonan las zonas de conflicto y regresan a sus países.

Se cree que unos 20.000 combatientes extranjeros siguen en las filas del EI en la región Siria e Irak, según datos de Naciones Unidas, que también estima que en noviembre de 2017 había 7.000 yihadistas extranjeros detenidos en 79 países de todo el mundo.

Coninsx fue presidenta de Eurojust entre 2012 y 2017, es decir, durante el período en el que el EI perpetró grandes atentados en Europa como los de París (2015), Bruselas (2016), la ciudad francesa de Niza (2016) o la británica Manchester (2017) que dejaron un total de 270 víctimas mortales solo en esas cuatro acciones.

El peligro ahora no son tanto las acciones planificadas y dirigidas por el EI para atentar en suelo extranjero, sino los terroristas que regresan a casa y que conforman una amenaza de nuevo cuño.

Como ejemplo de la complejidad del fenómeno, que incide especialmente en el norte y cetro de África y en el centro, el sur y el sureste de Asia, Coninsx se refirió a los varios atentados suicidas perpetrados en nombre del EI el pasado mes de mayo en comisarías e iglesias de Indonesia por familias al completo.

Entre esos combatientes extranjeros hay muchos jóvenes, algunos con hijos "nacidos en los campos de batalla", agregó Coninsx, quien pidió a los servicios fiscales de los Estados que tomen nota de los diferentes niveles del nuevo desafío, a nivel penal.

La respuesta que recomienda el Comité contra el Terrorismo de las Naciones Unidas, y para la que ofrece asesoramiento, pasa por introducir en los sistemas legales las resoluciones de la ONU para prevenir el tránsito de terroristas, sin generar perfiles discriminatorios y desde la importancia de recolectar y compartir datos.

Esto incluye rehabilitar y reintegrar a las familias que hayan sido de alguna manera "cómplices" de actos terroristas en distintos niveles, teniendo en cuenta "las sensibilidades de edad y género al diseñar las nuevas políticas".

Sin señalamientos concretos a ningún país en particular, Coninsx alertó también del riesgo de radicalización en las prisiones y de las distintos motores económicos del terrorismo, que incluyen la microfinanciación o "crowfunding" para perpetrar atentados.

Por último, la ONU subrayó también la necesidad de que los servicios legales antiterroristas se fijen especialmente en "la radicalización de las mujeres y el impacto de las estrategias de lucha contra el terrorismo en relación con los derechos de las mujeres (...) para desarrollar políticas específicas". EFE

jaf/rja/jac

(audio)