ONU, OIEA y OTAN advierten del riesgo nuclear por los combates cerca de la central de Zaporiyia

·2 min de lectura

Ucrania hace ejercicios para caso de accidente nuclear.

Mientras, los técnicos ucranianos de la central nuclear de Zaporiyia, ahora en manos de Rusia, trabajan bajo los cañones rusos y se enfrentan a una gran presión.

Se quedan en sus puestos para asegurarse de que no se repita una catástrofe como la de Chernobyl.

El ministro del Interior ucraniano, Denys Monastyrsky, advirtió que el país debe prepararse para "todos los escenarios" en la central nuclear de Zaporizhia: "Por supuesto, entendemos que estamos tratando con un estado terrorista. Por lo tanto, debemos entender que toda la responsabilidad de lo que está ocurriendo actualmente en la central y en cualquier escenario que se trate recae en la Federación Rusa. Y tenemos que prepararnos para cualquier escenario posible en relación con esto".

Rusia y Ucrania se acusan mutuamente de bombardear la central nuclear de Zaporiyia, la mayor de Europa. La ONU, el OIEA advierten de las consecuencias catastróficas que podría tener un bombardeo.

La necesidad de enviar una misión de la Agencia Internacional de la Energía Atómica a la central fue discutida recientemente por los presidentes francés y ucraniano y se espera que encabece la discusión de este jueves entre el Secretario General de la ONU , los presidentes ucraniano y turco.

Este miércoles el secretario general de la OTAN, Jerns Stoltenberg intervino sobre el riesgo nuclear. Afirmó que "es urgente permitir la inspección de la Agencia Internacional de la Energía Atómica y asegurar la retirada de todas las fuerzas rusas": "La toma de la central nuclear de Zaporiyia por parte de las fuerzas rusas supone una grave amenaza para la seguridad de estas instalaciones, aumenta el riesgo de un accidente o incidente nuclear y pone en peligro a la población de Ucrania, de los países vecinos y de la comunidad internacional."

Los vecinos de Nikopol, a poco más de dos kilómetros de la central nuclear, río Dniéper de por medio, temen que un ataque a las posiciones rusas en la central pueda derivar en un desastre nuclear.

Los residentes sienten visceralmente la brutalidad de la guerra. A sólo un par de kilómetros al otro lado del río Dniéper, se encuentra la central nuclear de Zaporiyia. Los vecinos temen que los ataques a las posiciones rusas dentro de las instalaciones de Enerhodar -en respuesta a los supuestos bombardeos de los rusos que utilizan la estación como "escudo nuclear"- puedan aumentar la radiación y provocar un desastre nuclear.

Las bombas caen en las poblaciones cercanas.

Pero los cohetes y las bombas también cayeron en otros blancos.

Rusia ha bombardeado un centro cultural en Odesa. Tres personas han resultado heridas.

En la región de Donetsk, en el frente de la ofensiva rusa, dos civiles murieron y otros siete resultaron heridos por los recientes bombardeos rusos sobre varias ciudades y pueblos.

Ucrania ha golpeado una base rusa en la ciudad ocupada de Nueva Kajovka, matando a doce soldados.

Se han escuchado explosiones cerca de un centro de mando ruso en la ciudad ocupada de Melitópol.

Los rusos están cada vez más presionados en la Crimea anexionada, y aunque esto no ha llevado todavía a un cambio estratégico, se ha convertido en una prioridad inesperada para Moscú.