ONU inquieta por vacunación a refugiados, que se prolongaría más allá de 2022

·2 min de lectura
Un refugio temporal para los refugiados rohingya, el 22 de octubre de 2020 en Lhokseumawe en Aceh, Indonesia

La vacunación contra el covid-19 entre los refugiados probablemente se extenderá más allá de 2022 a causa de la lenta distribución de dosis en algunos países, señaló este jueves la ONU.

Frente a las dificultades suplementarias que sufren los refugiados a causa de la pandemia, la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) hizo un llamado en diciembre solicitando 455 millones de dólares (382 millones de euros).

"Ahora la lucha se plantea por las vacunas", señaló en conferencia de prensa el director de la División de Resiliencia y Soluciones de la ACNUR, Sajjad Malik.

"2021 es solamente el comienzo", indicó, y destacó que las campañas de vacunación deberían "continuarse en 2022 y más allá, puesto que las vacunas llegan muy lentamente" en algunos países.

El año pasado, el número de refugiados, desplazados internos y solicitantes de asilo en el mundo excedió los 80 millones de personas, un récord, en plena pandemia de covid-19, de acuerdo a la ACNUR.

Su situación, con frecuencia precaria, no mejoró durante la pandemia. En las ciudades, muchas personas han perdido sus empleos y se han empobrecido, en tanto que en las zonas rurales remotas, el acceso a los tests y tratamientos continúan siendo algo difícil.

"En un muy corto periodo, cayeron en una espiral de pobreza. Está comenzando a comprobarse ahora", señaló Malik.

Los fondos solicitados por la ACNUR también le permitirán brindar educación a los niños.

Alrededor del 48% de los niños refugiados no asisten a la escuela a causa de la pandemia, y las niñas son las más afectadas, según la ACNUR. "Muchos de estos niños corren peligro de no regresar a la escuela tras un año sin recibir clases", advirtió Malik.

Al comienzo de la pandemia, las organizaciones humanitarias expresaron su temor por las tasas de infección muy elevadas entre los refugiados. Pero, en última instancia son similares a las de los países de acogida, aclaró Malik.

De acuerdo a Marian Schilperoord, su subdirectora, hasta ahora unos 63.000 refugiados han sido infectados por el covid-19 en todo el mundo.

No obstante, la cifra real sería mucho mayor puesto que muchos no han pasado tests y algunos países no diferencian a los refugiados en sus estadísticas oficiales.

De acuerdo a la ACNUR, un total de 106 países han incluido a los refugiados en su respuesta nacional de inmunización. "Saben que si dejan de lado a una parte de la población, todos estarán en peligro", añadió Malik.

rjm/apo/vog/avz/age/jz