La ONU y HRW critican la fuerza policial contra los manifestantes en Tailandia

Agencia EFE
·2 min de lectura

Bangkok, 19 nov (EFE).- La ONU y la ONG Human Rights Watch (HRW) criticaron el uso de la fuerza policial contra los manifestantes prodemocráticos en Tailandia, tras el medio centenar de heridos causados por el uso de cañones de agua y gases lacrimógenos el pasado martes.

En un comunicado, HRW dijo este jueves que la policía usó la fuerza de manera "innecesaria", lo que vulnera las normativas internacionales, durante las manifestaciones lideradas por los estudiantes frente al Parlamento tailandés.

La ONG afirmó que pudo observar a la policía usando cañones de agua mezclada con productos químicos, gases lacrimógenos y granadas de gas pimienta para dispersar a miles de manifestantes el 17 de noviembre.

Stéphane Dujarric, portavoz del secretario general de la ONU, António Guterres, expresó este miércoles su preocupación por la situación de los derechos humanos y el uso de la fuerza contra las protestas pacíficas.

"Es alarmante ver el uso repetido (...) de lo que son llamadas armas menos letales contra los manifestantes pacíficos, incluidos cañones de agua, no solo en las últimas 24 horas, sino en el mes reciente", dijo Dujarric.

Es muy importante que el Gobierno de Tailandia se abstenga de usar la fuerza y que garantice la protección total de todos los que en Tailandia están ejerciendo su derecho fundamental a la protesta, agregó Dujarric.

Según la ONG Thai Lawyers for Human Rights, al menos 90 manifestantes han sido acusados de manifestarse ilegalmente, mientras que algunos de sus líderes han sido denunciados por sedición, delito que conlleva hasta siete años de prisión.

Desde el pasado mes de julio, los manifestantes prodemocráticos han organizado protestas pacíficas casi a diario, muchas de ellas multitudinarias y en las que la Policía ha usado cañones de agua en al menos tres ocasiones.

Los estudiantes exigen una nueva Constitución, ya que la actual fue redactada por la antigua junta militar (2014-2019) liderada por el general Prayut Chan-ocha.

Los estudiantes también piden la dimisión de Prayut, quien revalidó su cargo de primer ministro el año pasado tras unas controvertidas elecciones, y una reducción del poder de los militares, que han tomado el poder en 13 golpes de Estado desde el fin de la monarquía absoluta en 1932.

La demanda más audaz es la reforma de la monarquía para reducir el poder del rey Vajiralorgkorn, lo que está creando fricciones con los sectores más conservadores de Tailandia, donde la ley de lesa majestad contempla penas de hasta 15 años de cárcel para quien critique a la familia real.

(c) Agencia EFE