La ONU felicita a Grecia y Macedonia por su acuerdo sobre el nombre

El enviado de Naciones Unidas, Matthew Nimetz. EFE/Archivo

Naciones Unidas, 12 jun (EFE).- La ONU felicitó hoy a los gobiernos griego y macedonio por su acuerdo sobre el nombre definitivo de la Antigua República Yugoslava de Macedonia (ARYM).

"No tengo dudas de que este acuerdo llevará a un periodo de relaciones mejoradas entre los dos países vecinos y especialmente entre su gente", indicó en un comunicado el enviado de Naciones Unidas para esta cuestión, Matthew Nimetz.

El diplomático, que ha mediado entre los dos países para poner fin a la controversia sobre el nombre de la exrepública yugoslava, destacó la "dedicación" de los dos gobiernos para impulsar la cooperación entre sus países.

La ARYM pasará a llamarse República de Macedonia del Norte, según anunció el Gobierno de Atenas, que recalcó que el pacto deja claro que el país vecino no tiene "relación alguna" con la antigua Macedonia y la región griega del mismo nombre.

El acuerdo pretende poner punto final a un contencioso que se ha prolongado durante 27 años y que llevó a Grecia a vetar el ingreso de ARYM en la OTAN y la Unión Europea.

Nimetz felicitó al primer ministro griego, Alexis Tsipras, y a su homólogo macedonio, Zoran Zaev, por haber encontrado una "solución mutuamente aceptable".

También destacó la "visión y determinación" mostrada por los ministros de Exteriores de los dos países Nikos Kotzias y Nikola Dimitrov, a quienes agradeció no haber flaqueado en sus esfuerzos para lograr un pacto.

El secretario general de la ONU, António Guterres, también quiso dar la bienvenida al acuerdo y aseguró que se trata de una "demostración de liderazgo".

Guterres alabó el compromiso de las dos partes y destacó también la labor de Nimetz por su "perseverancia, paciencia y diplomacia silenciosa" para facilitar el pacto.

"El secretario general urge a los ciudadanos de los dos países a unirse para hacer avanzar el proceso", señaló su portavoz, Stéphane Dujarric, en un comunicado.

En la nota, Guterres ofreció el apoyo de las Naciones Unidas para lograr una solución definitiva y se mostró convencido de que acabar con la disputa tendrá "repercusiones positivas en Europa y más allá".