ONU: extensas jornadas laborales, entre otros factores, mataron a 1,9 millones en 2016

·3 min de lectura

La Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización Internacional del Trabajo (OIT) elaboraron un estudio revelado este viernes 17 de septiembre por la ONU en el que aseguran que en 2016, casi dos millones de personas murieron en el mundo a causa de un accidente laboral o por una enfermedad ligada a su empleo.

Las organizaciones involucradas en el reporte publicado este viernes por la ONU sobre muertes provocadas por razones laborales, dedicaron cinco años en identificar los factores que más generan fallecimientos en el ámbito de trabajo y en qué países se han registrado más casos.

El estudio asegura que, entre los 19 factores de riesgo que más resaltan, están los horarios extensos de más de 55 horas semanales, la contaminación atmosférica (partículas, gases y humos), las sustancias que provocan asma, agentes cancerígenos (amianto, cadmio, arsénico, berilio, níquel, sílice, formaldehídos, etc.), factores de riesgo ergonómicos y el ruido, entre otros.

Las estimaciones realizadas conjuntamente por la OMS y la OIT abarcan el periodo entre 2000 y 2016. Mientras que en este último año cerca de 1,9 millones de personas murieron por accidentes o enfermedades profesionales, en el 2000 fueron 1,7 millones.

De los factores de riesgo analizados, el que más provocó mortalidad laboral es el que está relacionado con las extensas jornadas de trabajo, ya que dejó 750.000 fallecimientos en 2016. Después le sigue la exposición a la contaminación del aire que generó 450.000 muertes al año.

"Nadie debería enfermar o morir haciendo su trabajo", dijeron los directores generales de la OMS y la OIT, Tedros Adhanom Ghebreyesus y Guy Ryder respectivamente.

Por su parte, la directora del Departamento de Medio Ambiente, Cambio Climático y Salud de la OMS, María Neira, aseguró que "estas casi dos millones de muertes prematuras son evitables. Se deben adoptar medidas basadas en las investigaciones disponibles para concentrarse en la naturaleza evolutiva de los peligros para la salud en el trabajo" y añadió que tanto el sector sanitario como el laboral deben asumir una responsabilidad compartida para frenar el problema.

China e India, los primeros en la lista de mortalidad laboral

Si se mira el informe por países, más de un tercio de las casi dos millones de muertes ligadas al trabajo en 2016 ocurrieron en China e India. Ambas naciones reportaron más de 400.000 fallecidos.

En la lista también está Japón con 38.000 decesos, Italia con 20.000, mientras que España supera los 9.000.

En Latinoamérica, los países que más registraron muertes ligadas al trabajo fueron Brasil con 28.000, México 16.000, 9.000 en Argentina y 6.000 en Colombia.

Entre las enfermedades más comunes están las pulmonías obstructivas, seguidas por los accidentes cerebrovasculares y las cardiopatías isquémicas.

Las muertes por accidentes cerebrovasculares y cardiopatías, que a menudo están relacionadas a jornadas laborales demasiado largas, aumentaron un 41% y un 19% respectivamente, según el informe.

"Nuestro reporte es una señal de alarma para que los países y empresas mejoren y protejan la salud y la seguridad de sus trabajadores y cumplan con su compromiso de aportar una cobertura universal de servicios de seguridad y salud en el trabajo", dijo el director general de la OMS.

El documento advierte además que las enfermedades y traumatismos relacionados con el entorno laboral "sobrecargan sistemas de salud, reducen la productividad y pueden tener un impacto catastrófico en los ingresos de los hogares", por eso aconsejan garantizar lugares de trabajo más seguros y sanos, evitar los horarios laborales muy largos y la contaminación en el aire.

Con AFP, EFE y medios locales

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente