La ONU expone denuncias de migrantes maltratados en la frontera entre Belarús y Polonia

·3 min de lectura

Naciones Unidas denunció que las autoridades de Belarús impidieron la entrada a su delegación para investigar la situación de miles de migrantes aglutinados desde hace varios meses en la frontera con Polonia. El organismo entrevistó a varios afectados, desde el lado polaco, quienes denunciaron haber sido golpeados por parte de militares bielorrusos para forzarlos a cruzar al vecino país; así como devoluciones forzosas también por parte de las autoridades de Polonia.

La ONU pide a Belarús y Polonia que detengan las prácticas que ponen en riesgo la vida de los migrantes.

La portavoz de la organización, Liz Throssell, informó este 21 de diciembre que una delegación del organismo evidenció "condiciones espantosas" para los miles de migrantes, especialmente provenientes de África y Medio Oriente, que desde hace meses acampan en la frontera entre los dos países con la esperanza de entrar a la Unión Europea.

"La mayoría (de migrantes entrevistados) denunció que cuando estaban en Belarús fueron golpeados o amenazados por las fuerzas de seguridad" para forzarlos a pasar hacia el vecino país.

Varios migrantes señalaron ante los funcionarios de Naciones Unidas que los militares les indicaron "cuándo y dónde cruzar, e impidieron que la gente abandonara la zona fronteriza para regresar a Minsk", capital de Belarús, hacia donde fueron inicialmente atraídos, indicó la organización.

Funcionarios bielorrusos habrían pedido "sumas exorbitantes" por agua y alimentos

Además, los migrantes afirmaron que han tenido escaso acceso a agua y alimentos, mientras soportan temperaturas bajo cero. "Varios entrevistados dijeron que las fuerzas de seguridad bielorrusas habían exigido sumas exorbitantes para comida y agua" y según los informes, varias personas murieron en las duras condiciones, agregó Throssell.

La ONU recopiló la información desde el lado polaco, mediante reuniones con representantes de la sociedad civil y el Gobierno, así como entrevistando a 31 migrantes que llegaron al país entre agosto y noviembre. La investigación fue realizada entre el pasado 29 de noviembre y el 3 de diciembre.

El organismo denunció que Belarús impidió el acceso de su equipo al país para investigar y que, aunque hizo la indagación desde Polonia, esa nación tampoco le dio autorización para acceder a la zona fronteriza.

Las denuncias contra Polonia por violaciones a los derechos de los migrantes

Los investigadores también establecieron que las autoridades polacas han devuelto a decenas de personas que cruzaron hacia su territorio, mientras pedían refugio y asilo.

La delegación sostuvo que Polonia debería revisar su legislación que ante la coyuntura actual ha permitido la expulsión de los migrantes sin considerar su situación de derechos humanos.

Polonia debería "realizar evaluaciones individuales significativas para determinar las necesidades de protección individual, de conformidad con las prohibiciones del derecho internacional de devolución y de expulsiones colectivas", dijo Throssell.

Desde el pasado agosto, tanto Varsovia como Bruselas han acusado al Gobierno de Alexander Lukashenko de atraer hacia Belarús y con visas de turista a miles de migrantes principalmente de Siria, Irak, Afganistán y África. Aquejan que Minsk los ha animado a cruzar a Polonia, Lituania y, en menor medida, a Letonia. Las tres son naciones de la Unión Europea (UE).

La Unión Europea sostiene que se trata de una campaña iniciada por el presidente bielorruso en represalia por las sanciones económicas que el bloque de los 27 países ha impuesto en su contra, tras la violencia que vivió el país tras las cuestionadas elecciones en las que Lukashenko resultó reelegido, en medio de un movimiento social sin precedentes en su contra. Minsk niega las acusaciones.

El pasado 19 de noviembre, Minsk informó que despejó la zona de refugiados, pero Polonia acusó al Gobierno bielorruso de regresar allí a cientos de ellos.

Ahora, la ONU señala a las dos partes de poner en riesgo las vidas de los migrantes y los urge a "abordar esta situación espantosa".

La agencia de noticias Reuters señaló por su parte que ni los funcionarios bielorrusos ni el Gobierno polaco habían hecho comentarios sobre la situación y el trato a los migrantes tras ser contactados por esta compañía de noticias, al momento de redactado este artículo.

Con Reuters, AFP y EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente