La OTAN reconoce que el nivel de violencia en Afganistán es demasiado alto

Agencia EFE
·3 min de lectura

Bruselas, 15 feb (EFE).- El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, admitió hoy que los niveles de violencia en Afganistán siguen siendo "inaceptablemente altos", a pesar de que el acuerdo firmado en 2020 entre los talibanes y Estados Unidos indicaba que las tropas internacionales dejarían el país en mayo si se reducían los ataques.

"El nivel de violencia sigue siendo inaceptablemente alto, incluidos los ataques de los talibanes sobre civiles. Los talibanes deben reducir la violencia, negociar de buena fe y cumplir con su compromiso de dejar de cooperar con grupos terroristas internacionales", declaró.

El secretario general aliado se expresó en ese sentido en una rueda de prensa previa a la videoconferencia que los ministros de Defensa de la OTAN celebrarán los próximos días 17 y 18 en la que debatirán si se retiran por completo de Afganistán.

En la actualidad, la OTAN mantiene en Afganistán una misión de asesoramiento, apoyo y formación de las fuerzas de seguridad afganas.

El acuerdo de febrero de 2020 entre Estados Unidos y los talibanes establecía que las tropas internacionales abandonarían Afganistán en mayo de 2021 si los insurgentes cumplían una serie de compromisos, como cortar los lazos con grupos terroristas, reducir la violencia e implicarse en negociaciones con el Gobierno afgano.

Sin embargo, Washington ya anunció en enero que revisará el acuerdo para garantizar que los talibanes están cumpliendo sus compromisos en cuanto a la reducción de la violencia.

Stoltenberg no quiso adelantar el resultado de la discusión entre los ministros aliados, que tratarán la cuestión el jueves, pero asumió que se debe encontrar "el equilibrio adecuado entre asegurar que no permanecemos más de lo necesario, pero al mismo tiempo, que no nos vamos demasiado pronto, porque no deberíamos terminar en una situación en la que Afganistán, de nuevo, se convierte en una plataforma, un refugio seguro, para el terrorismo internacional".

Recalcó que la Alianza evaluará "de manera constante" el número de tropas en Afganistán y subrayó que la presencia militar se ha reducido "de forma significativa".

"Hace no muchos años teníamos 130.000 soldados en una operación de combate. Ahora tenemos aproximadamente 10.000, significativamente menos que hace un año, en una misión de entrenamiento, asistencia y asesoramiento", constató.

Aseguró que la razón de esa disminución de efectivos es que la Alianza ha sido capaz de ayudar a las fuerzas de seguridad a "construir sus propias capacidades".

Durante su mandato, el anterior presidente de Estados Unidos, Donald Trump, redujo a 2.500 soldados el contingente militar estadounidense en Afganistán, a los que se unen los de los demás miembros de la OTAN y de los países socios de la Alianza.

Pese a la reducción de tropas, Stoltenberg reconoció hoy que hay "muchos problemas en Afganistán" y que los grupos terroristas no han desaparecido.

"Pero, al menos, comparado con dónde estábamos antes de que la OTAN fuera, Afganistán ya no es gobernado por los talibanes, no es un país en el que los grupos terroristas como Al Qaeda puedan operar con libertad, formar, financiar, organizar ataques en nuestros países. Así que, al menos, hemos logrado eso", dijo Stoltenberg, quien añadió que también se ha promovido el progreso social y económico.

Resaltó que el proceso de paz afgano es "la mejor opción para una solución política duradera" y reiteró que la presencia aliada en Afganistán se basa en el cumplimiento de condiciones por parte de los talibanes.

"Los ministros seguirán evaluando la situación sobre el terreno y supervisando el desarrollo de los acontecimientos muy de cerca. Seguiremos tomando todas las medidas para garantizar la seguridad de nuestras tropas. Y consideraremos los próximos pasos de un modo deliberado y coordinado", avisó.

Sobre la misión de entrenamiento en Irak, confió en que los ministros acuerden expandirla para incluir más personal y cubrir más instituciones.

(c) Agencia EFE