La ONU cita al mundo para buscar una "transformación radical" de la educación

·3 min de lectura

Naciones Unidas, 15 sep (EFE).- La ONU reunirá el próximo lunes en Nueva York a líderes, ministros y otros responsables de todo el mundo en una cumbre en la que busca una "transformación radical" de la educación con la que hacer frente a la profunda "crisis" que se vive en este ámbito.

"Los cambios graduales ya no son una opción. Esta es una oportunidad única en una generación para hacer una transformación radical de la educación", explicó este jueves la vicesecretaria general de Naciones Unidas, Amina Mohammed, en una rueda de prensa para presentar esta reunión.

La ONU plantea la cumbre como una ocasión para "pensar a lo grande" e "imaginar los sistemas de educación del futuro", pero también como un momento para obtener compromisos concretos por parte de los Gobiernos, especialmente en el plano presupuestario.

Según Mohammed, ahora mismo la educación sufre una grave "crisis" a escala global, con problemas que ya vienen de lejos pero que se han visto exacerbados durante la pandemia de la covid-19.

Hoy, la ONU estima que más de un 64 % de los niños del mundo no son capaces de leer y comprender un texto simple, un empeoramiento con respecto a años previos, después de que los confinamientos afectasen de un modo u otro al aprendizaje de 9 de cada 10 alumnos.

En 2020 había en total unos 259 millones de niños sin escolarizar, lo que para Naciones Unidas plantea un enorme problema de cara al futuro.

Al mismo tiempo, la ONU advierte que muchos sistemas se han quedado totalmente anticuados y no se adaptan en absoluto a las necesidades actuales, empezando por la nueva realidad digital que impera.

MEDIDAS CONTRA LA CRISIS

"Creo que es la primera vez que el conjunto de la comunidad internacional interioriza la magnitud de la crisis", explicó a los periodistas Stefania Giannini, directora general adjunta de la Unesco.

El lunes, se espera que al menos 120 países presenten compromisos para mejorar sus sistemas educativos, con acciones que incluyen medidas para compensar la pérdida de instrucción durante la pandemia, para combatir exclusiones basadas en el género, para ofrecer conexiones de banda ancha en las escuelas o para introducir la crisis climática en los currículos.

Según Giannini, estos resultados responden en gran medida a los diagnósticos que se han hecho durante un largo proceso preparatorio en el que han participado todas las partes involucradas en la educación.

Además, de la cumbre saldrá un documento que preparará el secretario general de la ONU, António Guterres, para guiar las futuras transformaciones educativas y una declaración global por parte de los jóvenes que participan en este proceso.

MENOR PRESENCIA DE LÍDERES

Aunque en la cumbre se espera que estén representados prácticamente todos los países del mundo, el nivel de participación se verá afectado por la celebración también en lunes del funeral de la reina Isabel II, al que acudirán numerosos líderes internacionales.

Inicialmente, la ONU contaba con que al menos 90 jefes de Estado estuviesen en la reunión, pero ya ha confirmado que ese número se está reduciendo como consecuencia del funeral.

Guterres, que estaba invitado, ha optado por permanecer en Nueva York para liderar esta cumbre y preparar la apertura de los debates de alto nivel de la Asamblea General, que tendrá lugar el martes.

Antes de la cumbre en sí, habrá dos días de actos vinculados con ella, que arrancarán mañana viernes con una jornada de movilización a cargo de grupos juveniles que presentarán sus reclamaciones y recomendaciones.

El sábado, mientras, habrá reuniones con agencias de la ONU, organizaciones no gubernamentales y el sector privado para discutir soluciones a la crisis educativa.

(c) Agencia EFE