La ONU avisa de la situación volátil en Libia pese a los grandes avances

Agencia EFE
·2 min de lectura

Naciones Unidas, 19 nov (EFE).- La ONU avisó este jueves de que, pese a los importantes avances para poner fin al conflicto, la situación en Libia sigue siendo volátil y las partes aún no han empezado a retirar sus fuerzas en cumplimiento del alto el fuego pactado.

Según la enviada de la organización, Stephanie Williams, tanto las fuerzas del Gobierno de Acuerdo Nacional de Trípoli como sus rivales liderados por el mariscal Jalifa Hafter, tutor del Ejecutivo no reconocido en el este, continúan estacionadas en varias zonas y moviendo cargamentos militares.

Williams, en ese sentido, pidió al Consejo de Seguridad de la ONU que apoye el cumplimiento del embargo de armas que pesa sobre Libia y que no dude en usar las herramientas a su disposición -como las sanciones- para evitar que alguien pueda hacer descarrilar esta oportunidad de lograr la paz.

En una reunión para discutir la situación en el país, varias potencias del Consejo, sobre todo las europeas, subrayaron la necesidad de que todos los compromisos se cumplan y de que todos los mercenarios abandonen suelo libio.

Tras años de conflicto, las partes libias han acordado un alto el fuego y una hoja de ruta para superar la crisis, que incluye la celebración de elecciones en diciembre de 2021.

“Soy optimista sobre el camino adelante en Libia, pero tengo claros los muchos desafíos que hay. Diez años de guerra no pueden resolverse en una semana de discusiones políticas, pero oímos más ahora el lenguaje de paz que el de guerra”, destacó Williams.

"Permítanme reiterar que la situación sigue siendo volátil, no hay lugar para la complacencia", insistió.

Además de las dificultades políticas y militares, la enviada de Naciones Unidas apuntó otros problemas a los que se enfrenta el país norteafricano como los humanitarios, pues se estima que para comienzos del próximo año 1,3 millones de personas necesitarán ayuda, un aumento del 40 % con respecto al año pasado, en parte por el impacto de la pandemia.

Está previsto que Williams deje próximamente el cargo de enviada para Libia, que ocupa de manera interina desde la renuncia del anterior mediador, aunque la aprobación de un sustituto se ha mantenido bloqueada durante meses por las diferencias en el seno del Consejo de Seguridad.

Ahora, todo apunta a que el reemplazo será el diplomático Nickolay Mladenov, actualmente enviado de la ONU para Oriente Medio, y que en la reunión de este jueves fue defendido de forma muy abierta por Estados Unidos como la persona ideal.

(c) Agencia EFE