La ONU advierte de que la reactivación de la economía mundial está lejos de ser verde

Amélie BOTTOLLIER-DEPOIS
·3 min de lectura

La reactivación económica poscovid no es verde. Menos de 20% de los fondos aprobados en 2020 para la recuperación favorecen el medioambiente y la lucha contra el cambio climático, según la ONU, aunque aplaude la acción de algunos países como España.

"En este momento, los gastos verdes a nivel mundial no están a la altura de la gravedad de las tres crisis planetarias que son el cambio climático, la desaparición de la naturaleza y la contaminación", dijo Inger Andersen, directora ejecutiva del Programa de la ONU para el Medio Ambiente (PNUMA), en el preámbulo del informe publicado el miércoles en colaboración con la Universidad de Oxford.

Según el nuevo Observatorio de Reactivación Mundial, apoyado igualmente por el FMI, en 2020 solo 18% de los montos de los planes de relanzamiento poscovid fueron "verdes", es decir, que las acciones contempladas eran susceptibles de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, limitar la contaminación y/o mejorar el capital natural.

Esta cifra podría estar empero subestimada, puesto que los investigadores excluyeron los fondos de la Comisión Europea para evitar contabilizarlos también a nivel nacional. Si estas sumas fueran adicionales, el total representaría 23,4%.

Las cifras aunadas por expertos de la Universidad de Oxford tienen en cuenta los programas de las 50 mayores economías del planeta.

- "Hay esperanza" -

Según su análisis, los 341.000 millones de dólares destinados a una reactivación verde (18% de los 1,9 billones de dólares aprobados, que excluyen las medidas de rescate evaluadas en 11,1 billones) se concentraron en un puñado de países desarrollados.

Se trata sobre todo de Corea del Sur, España y Alemania, según el informe, que cita además entre otros países a Dinamarca, Finlandia, Francia, Noruega y Polonia.

"Claramente, hay países que se toman la reactivación verde en serio. No es el caso de la mayoría, desgraciadamente", dijo a la AFP Brian O'Callaghan, investigador de la Universidad de Oxford y autor principal del informe. Pero "hay esperanza".

Mientras que la economía mundial registró una contracción histórica en 2020 (-3,5%), la mayoría de gobiernos se concentraron hasta ahora en medidas de rescate para "mantener en vida a las empresas y a las personas", según este economista.

Es el caso de Estados Unidos, cuyas medidas de reactivación fueron estimadas en solo 0,2% del PIB (40.000 millones de dólares frente a 3,4 billones en medidas de emergencia). Pero el nuevo presidente Joe Biden "abre la vía a una aceleración importante de gastos verdes en 2021", según el texto.

"Ahora que las economías se reactivan y que la vacunación empieza a surtir efecto, los gobiernos pueden pensar seriamente en cómo fortalecer su economía. Es una gran oportunidad", según O'Callaghan.

El informe analiza varios sectores clave. Por ejemplo, destaca las inversiones masivas en las energías renovables en España y el plan hidrógeno en Alemania. Para los transportes, destaca a Polonia por su política de autos eléctricos y de Francia saluda la renovación de edificios para evitar el despilfarro energético.

Estos datos evidencian a la vez la brecha entre Norte y Sur. "Nos preocupa que esta divergencia aumente todavía más las diferencias entre países ricos y pobres", explicó O'Callaghan, instando a que los países desarrollados den muestras de solidaridad.

"Sin un esfuerzo concertado para relanzar las economías" de los países menos ricos, "los expertos prevén que estos podrían retroceder diez años en términos de desarrollo", advirtió.

abd-app/mb