La ONG WCK crea en Madrid su núcleo europeo para dar de comer en emergencias

·3 min de lectura

Madrid, 31 may (EFE).- La ONG World Central Kitchen (WCK), impulsada en 2010 por el cocinero español afincado en Estados Unidos José Andrés, creará en Madrid su centro europeo de formación de cocineros profesionales para responder de forma inmediata a las necesidades de alimentación de una población en caso de emergencia.

Lo ha presentado este lunes en Madrid Fusión su director fundador, Javier García, quien ha recordado que esta ONG "no tiene ninguna infraestructura en el mundo y a la vez la tiene en cualquier barrio porque está allí donde haya un cocinero y un restaurante".

Para mejorar aún más su servicio, basado en la inmediatez porque "el hambre no espera", se establecerá en Madrid este centro de formación europeo en el que los cocineros interesados aprenderán los métodos de trabajo de WCK para que, en caso de crisis generadas por desastres naturales o por situaciones como la actual pandemia de coronavirus, conozcan cómo responder y actuar en sus zonas de acción.

Desde este centro se coordinarán también las acciones que sean necesarias en Europa y se fomentará la salida laboral de personas desempleadas a través de un programa de formación en cocina y otro de ayuda al emprendimiento.

Tanto José Andrés, vía vídeo desde la India donde la ONG está desplegada por los graves efectos de la covid en el país, como Javier García han destacado que lo que diferencia a WCK es que actúa directamente desde el terreno gracias a establecer rápidamente líneas de trabajo de colaboradores de la zona afectada, que se encargan de dar de comer a barrios, ciudades o comarcas.

Desde su fundación en 2010 han repartido más de 50 millones de comidas en todo el mundo, incluida España durante la pandemia y después Madrid con la tormenta Filomena, además de en casos de catástrofes naturales como huracanes, terremotos o tsunamis.

Son, ha destacado García en el congreso gastronómico internacional Madrid Fusión, "especialistas en una respuesta improvisada" frente a otros mecanismos que se topan con trabas burocráticas que ralentizan su actuación cuando la población afectada más lo necesita.

"El tiempo cuenta porque el hambre no espera a mañana; nuestra única estrategia es la urgencia del ahora", ha expuesto.

Ha estado acompañado de cocineros que, como Diego Guerrero (DSTAgE, Madrid), Iván Morales (Arzábal, Madrid), Germán Carrizo (Fierro, Valencia), Pedro Sánchez (Bagá, Jaén) y Pepa Muñoz (Qüenco de Pepa, Madrid), se sumaron desde el comienzo de la pandemia a la iniciativa Chef for Spain para alimentar a sanitarios y personas necesitadas de toda índole.

Todos ellos han coincidido en destacar las dificultades de adaptarse de cocinar para unos pocos a hacerlos para miles de personas, pero también en la satisfacción que les generó embarcarse en este programa de ayuda, cuya fase de emergencia culminó el 24 de diciembre de 2020 tras poner en marcha catorce cocinas y repartir 50.000 comidas al día (más de tres millones en total) gracias a la implicación de 200 cocineros y 15.000 voluntarios.

Javier García ha subrayado que la efectividad de World Central Kitchen reside en el voluntariado local, sin dependencia de ayuda externa, y en que todos los implicados se vuelcan en ayudar a sus vecinos.

(c) Agencia EFE