Las ONG vuelven a sufrir la política de puertos cerrados en Italia

Las ONG vuelven a sufrir la política de puertos cerrados en Italia

El Geo Barents, de la ONG Médicos sin Fronteras, atraco este domingo en Catania con 572 migrantes a bordo. Las autoridades italianas permitieron desembarcar a familias y personas vulnerables. Entre ellos, según la ONG, hay más de 60 menos, muchos de ellos no acompañados. En el barco viajaban además tres mujeres embarazadas.

Una vez en puerto la cruz roja llevó alimentos a bordo. La embarcación estuvo 10 días en el mar antes de que se le asignase un lugar donde atracar.

"De momento, la gente que se ha quedado sin desembarcar no sabemos qué va a pasar. No hemos recibido más instrucciones de cuál es la situación con ellos", explicaba Lucía Blanco Soto, coordinadora adjunta de proyectos de MSF.

El sábado por la noche, el Gobierno italiano permitió que el barco Humanity 1, de la ONG alemana S.O.S Humanity, desembarcara también a los pasajeros más vulnerables dejando a 35 de las 144 personas rescatadas bordo.

La organización asegura que ha tomado medidas legales contra el Ejecutivo de Meloni por un decreto que, mantienen, viola el derecho internacional. Desde la organización además afirma que las autoridades del país pidieron al capitán que el barco saliese de puerto con las 32 personas a bordo. En solo dos semanas en el cargo, Meloni ya ha emprendido la guerra contra las ONGs.